Salsa de vino blanco sin nata

21 de septiembre de 2020

La salsa de vino blanco, como su nombre indica, es una salsa preparada con vino blanco junto con algunos ingredientes adicionales. Normalmente, la salsa de vino blanco incluye ingredientes como leche o nata, mantequilla, caldo (de pollo o de verduras), cebolla y otros, según las preferencias dietéticas.

Las salsas de vino blanco se utilizan para acompañar carnes blancas, pasta y otras guarniciones, como las patatas. Las salsas de vino tinto se utilizan para las carnes rojas e incluso para algún tipo de cerdo.

Mi forma favorita de utilizar la salsa de vino blanco es hacer un salteado de pollo y cubrirlo con un poco de salsa de vino para darle un toque gourmet.

El mejor vino blanco para la salsa

Para preparar este tipo de salsa se puede utilizar un vino blanco de cocina barato. No es necesario comprar una botella de vino cara para esto.

Una botella abierta de vino blanco que haya estado reposando demasiado tiempo, y que ya no sea una buena opción para beber, puede ser un candidato perfecto para una salsa de vino blanco.

No te preocupes si el vino que utilizas es ligeramente ácido, ya que esto añade un poco más de sabor y personalidad a la salsa.

El vino rosado o el tinto no son opciones para la salsa de vino blanco (como seguro que habrás deducido por el nombre). Los vinos oscuros no suelen mezclarse bien con las carnes blancas, y servir una salsa de vino tinto sobre la carne blanca también puede resultar un poco desagradable a la vista.

¿Es una salsa de vino blanco sin lácteos?

Esta receta de salsa de vino blanco se hace sin nata y es muy ligera y fácil de preparar.

Hemos sustituido la nata y/o la leche por ingredientes más ligeros como el caldo de pollo y las cebollas caramelizadas que mezclamos para conseguir una textura similar a la de la nata (¡y el sabor es de otro mundo!).

Consejo para caramelizar las cebollas: La mejor manera de caramelizar las cebollas es cocinarlas en una sartén a fuego muy lento durante unos 45 minutos.

La razón del fuego bajo y del largo tiempo de cocción es que los azúcares de la cebolla se transforman en caramelo, lo que intensifica y suaviza el sabor de las cebollas.

También utilizamos mantequilla, pero puedes utilizar mantequilla o margarina vegetal si quieres evitar los productos lácteos.

Para nuestra receta de salsa de vino blanco, utilizamos una deliciosa base de cebollas caramelizadas, con mantequilla, caldo de pollo y vino blanco.

Como espesante, preferimos el almidón de maíz (ésta es una buena marca de almidón de maíz) porque tiene un sabor más sutil que la harina de trigo.

¿Se puede congelar la salsa blanca?

Suelo preparar el doble de la cantidad de esta receta y guardo la mitad de la salsa congelada.

Como nuestra receta de salsa blanca no incluye ningún producto lácteo aparte de la mantequilla, se congela muy bien. He aquí cómo congelar la salsa blanca:

  1. Después de hacer la salsa blanca según nuestras instrucciones de la receta, déjala enfriar sin tapar en la encimera hasta que alcance la temperatura ambiente.
  2. Pasa la salsa a un recipiente Tupperware hermético y apto para el congelador y cúbrelo con una tapa.
  3. Escribe la fecha de congelación en el recipiente. Este es un paso importante porque querrás recordar cuánto tiempo ha estado congelada la salsa cuando quieras descongelarla.
  4. Congela hasta 6 meses.

Para descongelar la salsa blanca, sólo tienes que descongelarla en el frigorífico durante la noche, luego volver a batirla y servirla. Rápido y fácil.

Cómo hacer salsa de vino blanco sin nata

Paso 1

Reúne los ingredientes.

Salsa de vino blanco sin nata

Paso 2

Pela las cebollas y córtalas en juliana. Pon la mantequilla en un cazo a fuego lento, cuando la mantequilla esté completamente derretida, añade las cebollas y remueve para que se humedezcan con la mantequilla.

Salsa de vino blanco sin nata

Paso 3

Carmelizar las cebollas (instrucciones específicas en el paso 4). Aunque esto puede parecer largo y tedioso, no requiere supervisión. Puedes dejar las cebollas a fuego lento mientras preparas los demás ingredientes.

Salsa de vino blanco sin nata

Paso 4

Con una espátula de cocina, reparte las cebollas uniformemente en el fondo de la olla, pon la tapa y cocina durante 30 minutos a fuego muy lento. Cuando haya pasado la primera media hora, remueve un poco las cebollas y vuelve a tapar. Cocina durante media hora más.

Salsa de vino blanco sin nata

Paso 5

En la misma olla, añade el ajo machacado y el caldo de pollo. Cocina durante unos diez minutos, a fuego fuerte, para que se concentren los sabores y se evapore más o menos la mitad del caldo. A continuación, añade la fécula de maíz tamizada con un colador. Remueve hasta que la salsa empiece a espesar. Añade el vino y cocina tres minutos más hasta que se evapore el alcohol.

Salsa de vino blanco sin nata

Paso 6

Apaga el fuego y deja que la salsa repose sin tapar durante unos diez minutos. Vierte la salsa en el recipiente de la batidora y bate hasta que sientas que está lo suficientemente emulsionada a tu gusto. Depende de ti si prefieres una salsa más cremosa o con trozos.

Salsa de vino blanco sin nata
5/5 (1 Review)