Salmón y patatas fritas

30 de agosto de 2021

Una vuelta de tuerca al clásico plato inglés, el pescado con patatas fritas de salmón es algo que tienes que probar si quieres aportar algo nuevo.

El pescado con patatas fritas es tan clásico como la mantequilla de cacahuete y la mermelada, pero esta versión tiene un toque algo más sabroso. Tradicionalmente, se utilizan el eglefino y el bacalao, pero la adición de salmón rebozado crujiente y frito realmente hace que este plato suba de nivel.

¿Qué parte del salmón utilizo?

Los dos cortes más comunes que se utilizan para el salmón son el filete de salmón o el filete. Personalmente, prefiero el filete porque es mucho más fácil de racionar y cortar.

Además, los filetes suelen venir con todas esas espinitas y prefiero no tener que lidiar con ellas.

Para mayor comodidad, elige filetes (sin piel o con piel, no importa) y prepara esta increíble receta para tu próxima comida o cena.

¿Qué patatas utilizar?

Escucha, no puedes comer pescado sin las patatas. No es un plato completo. ¡Necesitas esas patatas!

También puedes pensar que puedes elegir cualquier patata, ¡pero piénsalo otra vez!

Las patatas ideales son las patatas Sebago. Este tipo de patata es perfecto para cualquier plato, pero especialmente para el pescado y las patatas fritas. Son estupendas para hervir, freír, hacer puré y asar.

Además de las patatas Sebago, también puedes optar por las patatas Golden Delight. Al igual que las Sebago, son una patata ovalada y redonda, con una piel suave y un interior cremoso. Son buenas para hervir, hornear y, sobre todo, para hacer patatas fritas.

Como tercera opción, tienes las patatas Russet. Son un tipo de patata blanca y harinosa, buena para hornear y hacer puré.

Su principal característica es que son ideales para freír y por eso se suelen utilizar para hacer patatas fritas.

Cómo hacer el rebozado

El rebozado específico que utilizaremos para freír el pescado es el clásico rebozado de cerveza. Si te pone nervioso que el pescado sepa a cerveza, ¡no te preocupes!

La cerveza se utiliza tradicionalmente por su combinación de alcohol, dióxido de carbono y otros agentes espumantes, que ayudan a crear una corteza ligera, crujiente y burbujeante.

El alcohol se cocinará durante el proceso de fritura, así como el sabor de la cerveza. En cambio, te quedará una increíble corteza frita.

Con qué acompañar el pescado y las patatas fritas

Sirve el pescado y las patatas fritas con salsa tártara, alcaparras y un vaso de cerveza si quieres darle ese toque clásico de pub británico. También puedes tomar un poco de kombucha si quieres una bebida fermentada similar sin el alcohol, ¡o incluso sólo un refresco frío!

Además, debido al rico sabor del pescado y de la corteza rebozada, también puedes utilizar un poco de limón para aderezar el pescado. Es una forma estupenda de añadir algo de brillo a este plato. ¡También puedes usar un poco de vinagre!

Cómo hacer pescado y patatas fritas con salmón

Paso 1

Prepara los ingredientes.

Pela y corta las patatas en trozos.

Enjuaga bien las patatas bajo el agua fría.

Salmón y patatas fritas

Paso 2

Hierve las patatas durante 2-3 minutos en agua con sal. Escúrrelas bien y sécalas con cuidado.

Calienta 5 cm de aceite en una sartén.

Fríe los trozos de patata hasta que se doren. Escúrrelas sobre una toalla de papel y espolvorea con sal. Manténgalas calientes en el horno ligeramente calentado.

Haz la masa. En un bol, bate la harina con la cerveza, la sal y la pimienta.

Salmón y patatas fritas

Paso 3

Seca el salmón y pásalo por el rebozado.

Salmón y patatas fritas

Paso 4

Una vez que el aceite se haya calentado a 350°F (puedes utilizar el mismo aceite en el que has frito las patatas), introduce con cuidado el salmón en el aceite.

Fríe el salmón hasta que se dore.

¡Sírvelo con trozos de patata y disfruta de este increíble plato!

Salmón y patatas fritas
5/5 (1 Review)