¿Puedes montar nata líquida? - Cómo hacerlo bien

¿Puedes montar nata líquida? - Cómo hacerlo bien

Es posible que hayas oído hablar de montar nata ligera en lugar de nata espesa/nata líquida como alternativa sin grasa para la cobertura de la tarta, pero te preguntarás si algo así es posible.

¿Se puede montar nata ligera? La nata ligera tiene un bajo contenido en grasa y no se monta. Para montar nata ligera, tendrás que añadirle mantequilla o gelatina. Si bien esto permitirá montar la nata ligera, los picos no se mantendrán durante mucho tiempo y tendrás que utilizar la nata montada inmediatamente.

Este artículo es una guía completa para montar nata ligera. Sigue leyendo para conocer las instrucciones paso a paso para montar nata ligera.

También aprenderás sobre los diferentes tipos de nata y cómo el contenido de grasa afecta a sus propiedades de batido.

Índice

¿Qué es la nata ligera?

La nata es un producto lácteo muy utilizado. Se compone de la grasa descremada de la leche y se utiliza para añadir sabor y cuerpo a diversos platos. Hay diferentes variedades de nata y la nata ligera es una de ellas.

La nata ligera es la nata cuyo contenido de grasa no es superior al 30%, pero no inferior al 1%.

La nata ligera es perfecta para el café, ya que le da cuerpo y lo hace más rico y cremoso. De hecho, la nata ligera se utiliza tanto como complemento del café que a menudo se denomina crema de café.

También puedes utilizar la nata ligera para hacer salsas y sopas cremosas. Es un buen toque final para un pastel o una fruta fresca cortada en rodajas.

Como la nata ligera tiene tendencia a cuajar, cuando la utilices en platos calientes, asegúrate de añadirla hacia el final del proceso de cocción.

Otros tipos de nata

Sin embargo, la nata ligera no es la única variedad de nata. Aquí tienes otros tres tipos de nata que debes conocer si quieres incorporar este producto lácteo a tus platos.

Mitad y mitad

La nata líquida contiene aún menos grasa que la nata ligera. El contenido de grasa de la leche en esta variedad de nata debe ser al menos del 10,5-12%, pero no superior al 18%.

Como el contenido de grasa de la nata líquida es muy bajo, intentar batirla será un fracaso. Pero puedes añadirla a tus bebidas o utilizarla para hacer platos de pasta cremosa.

Nata para montar

La nata para montar, como su nombre indica, es una nata perfecta para montar. El contenido de grasa de la nata para montar, que oscila entre el 30 y el 36%, es ideal para conseguir esos picos duros perfectos.

Tanto si utilizas una batidora eléctrica como un batidor de varillas, es bastante fácil batir la nata para montar hasta que se convierta en la mezcla esponjosa que deseas.

Nata pesada

La nata espesa es la variedad de nata con mayor contenido de grasa láctea. Por lo tanto, si intentas mantener a raya tu consumo de calorías, la nata espesa es algo que debes evitar.

El contenido de grasa de la nata espesa es de al menos un 36%. Con una consistencia similar a la de la nata para montar, también puedes batir la nata espesa hasta conseguir picos firmes. El resultado serán picos que mantienen muy bien su forma.

Si no te asusta el alto contenido en grasa y calorías de la nata espesa, úsala para hacer sopas y salsas para la pasta, postres, café cremoso y mucho más.

¿Cómo afecta el contenido de grasa a las propiedades de batido de las natas?

La diferencia entre las 4 variedades de nata reside en su contenido de grasa. Saber cuánta grasa contienen las distintas cremas te ayudará a cocinar con más eficacia y a utilizar la variedad adecuada para la receta concreta.

Es especialmente importante saber cómo afecta el contenido de grasa de la nata a sus propiedades de batido.

La grasa es la responsable de las propiedades de batido de una nata. Cuando empiezas a montar la nata, la enriqueces con aire. Pero es necesario que algo estabilice la nata aireada. Esto es exactamente lo que hace la grasa de la nata.

Al igual que en el caso de las claras de huevo, donde la proteína de los huevos es lo que ayuda a mantener la estructura de la masa batida, en el caso de la nata montada, es la grasa.

La grasa de la nata es una mezcla de lípidos. La estructura de estos lípidos cambia cuando empiezas a montar la nata.

Cuando empiezas a batir la nata con una batidora de varillas o de mano, introduces aire en la nata. Las burbujas de aire se forman y revientan y, finalmente, hacen que los glóbulos de grasa se unan en cadenas y racimos.

Estos racimos de glóbulos de grasa se reúnen alrededor de las burbujas de aire, las estabilizan y se unen entre sí. Esto es lo que le ocurre a la nata antes de que se vuelva esponjosa y aireada.

Así pues, el contenido de grasa está estrechamente relacionado con las propiedades de batido de la nata. Cuanto menor sea el contenido de grasa de la nata, menores serán las probabilidades de que monte bien.

¿Se puede utilizar nata ligera para hacer nata montada?

La nata ligera no monta debido a su bajo contenido en grasa. No hay suficiente grasa en la nata ligera para mantener las burbujas de aire que crea el batido.

Por ello, la nata ligera es una buena opción para tareas culinarias como hacer salsas y sopas.

Si necesitas nata montada, opta por otras variedades de nata, concretamente la nata para montar y la nata espesa. Estas dos garantizan resultados estables y esponjosos.

Pero si necesitas absolutamente nata montada y sólo tienes nata ligera en la nevera, tendrás que esforzarte un poco para conseguir el resultado deseado.

¿Qué se puede añadir a la nata ligera para que monte?

La nata ligera no tiene suficiente grasa para hacerla montar. Por eso, si añades grasa, como mantequilla, a la nata, será posible batirla.

Aunque la nata ligera con mantequilla añadida no montará tan bien como la nata para montar o la nata espesa, sí que funcionará.

Otra opción es añadir gelatina a la nata ligera. La gelatina se utiliza mucho para espesar y estabilizar distintos alimentos, como el yogur, el queso y otros productos lácteos.

También funciona bien para espesar la nata ligera. De hecho, añadir gelatina a los productos bajos en grasa es una forma eficaz de crear la sensación en la boca de los alimentos llenos de grasa.

Cuando trabajes con gelatina, asegúrate de añadir la cantidad adecuada. Añadir muy poca gelatina no servirá de nada. Y añadir demasiada hará que la crema no sea tan agradable y no sea tan ligera y aireada como te gustaría.

Tener gelatina como opción para hacer nata montada ligera es especialmente bueno para las personas que no quieren añadir mucha grasa a su nata montada.

Si te preocupan las calorías que conlleva añadir más grasa a la nata ligera, deberías probar a añadir gelatina.

Cómo montar nata líquida

Ahora que sabes que para montar nata ligera es necesario añadirle grasa o gelatina, es el momento de saber cómo debes hacerlo exactamente.

Aquí tienes las instrucciones paso a paso para montar nata ligera añadiéndole grasa o gelatina.

Método 1: Montar nata líquida con mantequilla

Cuando se trata de añadir grasa a la nata ligera para montarla, lo que debes elegir es la mantequilla. A continuación te explicamos cómo montar nata líquida con mantequilla.

  1. En primer lugar, derrite la mantequilla y déjala a temperatura ambiente. Utiliza 1 parte de mantequilla por 1 parte de nata ligera.
  2. Combina la mantequilla derretida con la nata. Mezcla bien para asegurarte de que los 2 ingredientes están bien combinados.
  3. Mete la mezcla en el congelador durante 2 horas. Utiliza un bol apto para el congelador y cúbrelo con papel film para que no absorba ningún olor.
  4. Cuando la mezcla esté bien fría, sácala del congelador y empieza a batirla inmediatamente.
  5. Bate hasta que veas los picos duros. Utiliza la nata montada lo antes posible, ya que los picos caerán más rápido que si utilizaras nata para montar o nata espesa.

Método 2: Batir nata ligera con gelatina

Si añadir tanta mantequilla a la nata ligera no es algo que quieras hacer, entonces te gustará más este método con gelatina.

Aunque el uso de la gelatina para estabilizar la nata ligera puede parecer intimidante para algunas personas, hacerlo bien te ayudará sin duda a montarla con éxito.

Sigue estos pasos para montar nata ligera utilizando gelatina.

  1. Para estabilizar 1 taza de nata ligera, añade 1 cucharada de gelatina en polvo sin sabor en 60 ml de leche.
  2. Para fundir la gelatina en la leche, mantenla sobre un cuenco de agua hirviendo. El vapor calentará la leche y te ayudará a disolver rápidamente la gelatina.
  3. Mezcla la leche con gelatina con 1 taza de nata ligera.
  4. Añade una pizca de sal. No te saltes este paso, ya que sólo una pizca de sal ayuda a realzar el sabor de la nata, haciéndola más sabrosa.
  5. Pasa la mezcla a un bol apto para el congelador y cúbrela con papel film.
  6. Deja que la mezcla se enfríe en el congelador durante 2 horas.
  7. Después de 2 horas, saca la mezcla de nata ligera y gelatina y empieza a batirla inmediatamente.

Añadir gelatina a la nata ligera hace que los picos duren más tiempo en comparación con el método de añadir mantequilla derretida.

¿Cuánto tiempo se tarda en batir la nata ligera?

Como no puedes empezar a montar la nata líquida inmediatamente, asegúrate de administrar correctamente el tiempo cuando montes la nata líquida para la receta.

Aparte de los pasos adicionales, como fundir y enfriar la mantequilla o disolver la gelatina en la leche, también tienes que enfriar la mezcla en el congelador durante 2 horas.

Por lo tanto, puedes tardar unas 2 horas y media en batir nata ligera con una batidora eléctrica de mano o una batidora de pie.

Cómo batir la nata ligera

Batir la nata es diferente de batirla. En el caso del batido, la nata cambia completamente su textura y se convierte en una mezcla esponjosa y aireada.

Batir, en cambio, implica que no tienes que airear tanto la mezcla. Sólo tienes que conseguir una mezcla completa de los ingredientes.

Cuando las instrucciones te indican que debes batir la nata ligera, esto es lo que debes hacer. Asegúrate de empezar con nata ligera fría. Pon la batidora a la velocidad más baja y auméntala gradualmente hasta que la nata espese.

Añade todo el azúcar que pida la receta mientras sigues batiendo la nata a baja velocidad. Hacer esto te llevará unos minutos. Antes de apagar la batidora, asegúrate de que el azúcar está totalmente disuelto.

Si el espesor de la nata no te satisface, disuelve un poco de gelatina y añádela a la mezcla.

Convertir la nata ligera en nata espesa

Como la nata espesa tiene un mayor contenido en grasa que la nata ligera, para convertir la nata ligera en espesa hay que añadirle más grasa.

Derrite la mantequilla, déjala a temperatura ambiente y mézclala con la nata ligera. La proporción de mantequilla y nata ligera debe ser de 1:1.

Si vas a montar la nata, déjala en el congelador durante 2 horas.

4 consejos para una nata perfectamente montada

Como montar la nata ligera es una tarea bastante complicada, aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a conseguir los mejores resultados.

1. Mantén todo refrigerado

Como ya te hemos dicho, debes congelar la mezcla de nata y mantequilla (o gelatina) durante 2 horas antes de montarla. Pero el secreto para conseguir una nata perfectamente montada es mantener también fríos todos tus utensilios.

Antes de montar la nata, enfría el bol de la batidora y el batidor en la nevera de 10 a 20 minutos.

2. Usa una batidora eléctrica

Cuando intentes conseguir picos firmes con nata ligera, te recomendamos que utilices una batidora de mano eléctrica o una batidora de pie. Estas herramientas eléctricas aumentarán tus posibilidades de conseguir picos duros.

Si empiezas a montar la nata a mano y te cansas a mitad del proceso de batido, corres el riesgo de desperdiciar tus esfuerzos y el producto.

Cuando montes la nata, vigila tu progreso para no perder la fase de nata perfectamente montada y con picos duros. Si montas demasiado la nata, acabarás con una mezcla parecida a la mantequilla.

3. Montar en pequeñas tandas

Montar nata ligera en pequeñas tandas es siempre más eficaz que intentar montar nata en grandes cantidades. Lo mejor es montar 1-2 tazas de nata cada vez.

Si necesitas montar más de 2 tazas de nata líquida, te recomendamos que lo hagas en 2 tandas. Aunque hacer esto te llevará más tiempo, seguro que conseguirás mejores resultados.

4. Bate antes de servir

Tanto si se trata de nata ligera como de nata espesa, lo mejor es batirla justo antes de servir.

Si no tienes tiempo de montar la nata antes de servirla, incorpora un poco de azúcar en polvo a la nata montada.

El azúcar ayuda a estabilizar la nata montada. Por desgracia, este truco es aplicable a las recetas en las que el dulzor de la nata montada no afecta al sabor general del plato.

¿Puedes utilizar nata ligera en lugar de nata montada?

Si puedes utilizar nata ligera en lugar de nata montada o no, depende de la receta. Como ya hemos explicado en este artículo, no se puede batir la nata ligera. Así que si necesitas montar la nata, la nata ligera no te servirá.

Pero sí puedes sustituir la nata para montar por nata ligera en las recetas de salsas y sopas. También puede ir en postres y bebidas.

Si la nata no necesita ser batida, también puedes sustituir la nata para montar por combinaciones como mantequilla y leche o requesón y leche.

Crema ligera batida con mantequilla

Esta nata montada es rica, decadente y el aderezo perfecto para cualquier pastel, tarta o empanada que tengas.
Tiempo de preparación15 min
Tiempo adicional2 h
Plato: Postre
Cocina: Americana
Keyword: Crema ligera batida con mantequilla
Raciones: 6
Calorías: 348kcal
Autor: Alex Couto

Ingredientes

  • 1 taza de mantequilla sin sal
  • 1 taza de nata líquida
  • 2 cucharadas de azúcar opcional
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla opcional

Elaboración paso a paso

  • Derrite la mantequilla y deja que alcance la temperatura ambiente. Utiliza 1 parte de mantequilla por 1 parte de nata ligera.
  • Combina la mantequilla derretida con la nata. Mezcla bien para asegurarte de que los 2 ingredientes están bien combinados.
  • Mete la mezcla en el congelador durante 2 horas. Utiliza un bol apto para el congelador y cúbrelo con papel film para que no absorba ningún olor.
  • Cuando la mezcla esté bien fría, sácala del congelador y empieza a batirla inmediatamente.
  • Bate hasta que veas los picos duros. Utiliza la nata montada lo antes posible, ya que los picos caerán más rápido que si utilizaras nata para montar o nata espesa.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Puedes montar nata líquida? - Cómo hacerlo bien puedes visitar la categoría .

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Solococinar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir