Magdalenas de limón y semillas de amapola sin yogur

20 de septiembre de 2020

Te encantarán estas magdalenas suaves y esponjosas, con una textura húmeda y un sabor picante. Son dulces, ácidas y con mucho limón. Unas magdalenas realmente brillantes y llenas de sabor.

Estas magdalenas de limón y semillas de amapola se hacen al estilo de la panadería y sin ningún yogur. He decidido compartir esta receta por una sencilla razón: ¿qué pasa si no hay yogur en casa? ¿Quieres perderte una receta realmente estupenda sólo porque no tienes un ingrediente?

Por suerte, esta receta de magdalenas de limón y semillas de amapola no contiene yogur.

De todos modos, ¿por qué se utiliza el yogur? La cremosidad del yogur ayuda a mantener la humedad de los productos horneados y su acidez le da un sabor a la antigua. Además, la acidez ayuda a activar el bicarbonato de sodio, que puede hacer que los productos horneados sean esponjosos y ligeros.

Los mejores sustitutos del yogur para las magdalenas

Entonces, ¿es posible hacer magdalenas ligeras y esponjosas sin el yogur?

Puedes sustituir fácilmente el yogur por uno de los siguientes:

  • Nata agria - la nata agria le dará la cremosidad y el sabor ácido.
  • Suero de leche: le dará humedad, un poco de sabor picante y hará que las magdalenas sean ligeras.
  • Requesón: sí, puedes utilizar requesón, pero asegúrate de batirlo hasta que esté suave antes de utilizarlo. Será una buena idea batir el queso con 1-2 cucharadas de agua.

Consejos para hacer magdalenas de limón y semillas de amapola sin yogur

Aquí tienes algunos consejos para hacer las mejores magdalenas de limón y semillas de amapola:

  • Utiliza auténtico zumo de limón: es importante utilizar el zumo de limón recién exprimido. El zumo de limón embotellado no es una buena opción. El zumo de limón real tiene menos conservantes y menos tiempo para oxidarse, además de aportar un sabor más intenso.
  • El periodo de reposo: con cualquier producto de panadería, el periodo de reposo es casi obligatorio. Durante el periodo de reposo, las moléculas de la harina absorben los ingredientes líquidos, lo que permite que se hinchen y obtengan una mejor consistencia. Puedes dejar la masa durante 10 minutos a temperatura ambiente o cubrirla y refrigerarla durante 1 hora.
  • Cocción correcta: empieza a hornear a una temperatura alta, alrededor de 425F, durante 7 minutos. Baja la temperatura y termina la cocción a 350F. La alta temperatura inicial hará que la masa suba y dé a las magdalenas su conocida forma.
  • Rellenar los moldes: aunque es una regla básica llenar los moldes hasta ¾ de su capacidad, te aconsejo que los llenes un poco más. Esto le dará una bonita forma en la parte superior y, una vez enfriado, tendrás una magdalena grande y llena.

Los mejores aderezos para las magdalenas de limón y semillas de amapola

Puedes dejar tus magdalenas "desnudas" sin ningún adorno. ¡No es un pecado! Si quieres ir un paso más allá, puedes cubrir tus magdalenas con esto:

  • Glaseado de limón: combina ½ taza de azúcar en polvo con 1-2 cucharadas de zumo de limón. Rocía la mezcla sobre las magdalenas
  • Glaseado simple: en lugar del zumo de limón, puedes utilizar simplemente agua. Sólo tienes que combinar el agua con el azúcar en polvo y rociar las magdalenas
  • Azúcar turbinado: espolvorea las magdalenas antes de hornearlas con el azúcar turbinado. El azúcar turbinado producirá una parte superior dulce y crujiente que complementa la textura de las semillas de amapola

Las magdalenas terminadas, después de hornearlas (y si sigues los consejos) se abombarán muy bien con una rica textura, casi como la de un bizcocho.

Puedes servirlos en cualquier ocasión y en cualquier momento. Quedan muy bien con jengibre o té verde, así como con leche caliente.

Consejo profesional: Para obtener un sabor extra, te recomiendo que frotes el azúcar y la ralladura de limón en un bol. Así liberarás el aceite de limón y obtendrás un sabor extra de limón fresco.

Cuando vayas a comprar limones, asegúrate de que son ecológicos, ya que esta receta requiere ralladura de limón. No querrás llenar tus magdalenas de pesticidas.

Cómo hacer magdalenas de limón y semillas de amapola sin yogur

Precalienta el horno a 425F y forra un molde para magdalenas de 12 agujeros con forros de papel.

Paso 1

Reúne tus ingredientes.

Magdalenas de limón y semillas de amapola sin yogur

c

En un bol, bate la harina, el azúcar, las semillas de amapola y la levadura en polvo.

Magdalenas de limón y semillas de amapola sin yogur

Paso 3

En otro bol, bate el suero de leche, el zumo de limón, la ralladura de limón, los huevos y la mantequilla.

Magdalenas de limón y semillas de amapola sin yogur

Paso 4

Incorpora los ingredientes secos y remueve hasta obtener una masa homogénea.

Magdalenas de limón y semillas de amapola sin yogur
Magdalenas de limón y semillas de amapola sin yogur

Paso 5

Divide la masa entre los forros de papel.

Magdalenas de limón y semillas de amapola sin yogur

Paso 6

Hornea las magdalenas durante 7 minutos a 425F. Reduce la temperatura a 350F y sigue horneando durante 10-11 minutos o hasta que el palillo insertado salga limpio.
Deja enfriar las magdalenas en una rejilla antes de sacarlas del molde.

Magdalenas de limón y semillas de amapola sin yogur

Paso 7

Rocía las magdalenas con el glaseado preparado o sírvelas tal cual.

Magdalenas de limón y semillas de amapola sin yogur
5/5 (1 Review)