Magdalenas de arándanos sin levadura

21 de septiembre de 2020

Cuando llega la temporada de arándanos, lo primero que hacemos es preparar una tanda de estas deliciosas y sencillas magdalenas de arándanos. Se preparan en un santiamén y se hacen con ingredientes que seguramente ya tienes en tu despensa.

Estas magdalenas tienen una miga ligera que no es excesivamente dulce. La adición de arándanos gruesos añade un sabor dulce a las magdalenas y las hace absolutamente irresistibles. El secreto es añadir muchos arándanos a la masa para potenciar el sabor de las bayas.

Siempre es bueno utilizar arándanos frescos si puedes conseguirlos, pero si no son de temporada, los arándanos congelados funcionan igual de bien.

Si te sientes especialmente ambicioso, puedes abastecerte de arándanos frescos y congelarlos tú mismo en casa.

Después de lavar y secar los arándanos, colócalos en una sola capa en una bandeja de horno y mételos en el congelador para congelarlos.

Nota: si vas a utilizar arándanos congelados en esta receta, no tienes que descongelarlos antes de hornearlos. Sólo tendrás que añadir 5 minutos más al tiempo de horneado.

Estas magdalenas son un excelente desayuno o una merienda y estamos seguros de que también se convertirán en una de tus recetas favoritas.

Qué necesitarás para hacer estas magdalenas de arándanos

  • Un molde para magdalenas de 12 agujeros y papel para magdalenas
  • Mantequilla - Nosotros utilizamos mantequilla sin sal
  • Azúcar - En esta receta utilizamos azúcar granulado. Si buscas una alternativa más saludable, puedes utilizar azúcar de coco.
  • Ralladura de 2 limones grandes - (si no te gusta el limón, puedes omitirla; sin embargo, la ralladura da brillo a la masa y añade un agradable sabor que combina muy bien con los arándanos)
  • 1 huevo grande
  • Extracto de vainilla
  • Harina para todo uso
  • Bicarbonato de sodio
  • Sal
  • Nata agria
  • Arándanos - congelados o frescos

Cómo hacer magdalenas de arándanos en 4 sencillos pasos

  1. Bate la mantequilla, el azúcar y la ralladura de limón, y luego añade el huevo y la vainilla.
  2. Mezcla la harina, el bicarbonato y la sal. Incorpora la mitad de la mezcla de harina y la mitad de la crema agria. A continuación, incorpora el resto de la harina y la crema agria.
  3. Incorpora los arándanos a la masa y hornea.
  4. Cubre con un baño de mantequilla y una pizca de azúcar y ¡a disfrutar!

Lo mejor de estas magdalenas, (¡además de su increíble sabor!), es que puedes mezclar la masa a mano.

Es preferible mezclar a mano, ya que si se bate demasiado la masa se trabajará en exceso y las magdalenas quedarán secas y duras.

Consejos para hacer magdalenas de arándanos

  1. Para medir la harina, utiliza una cuchara de postre para verterla en el vaso medidor, y luego nivela la harina con el dorso de un cuchillo. Este método se llama "cuchara y nivel".
  2. ¡Deja la cuchara en el suelo! El enemigo de las magdalenas es el exceso de mezcla. El exceso de mezcla permite que se desarrolle el gluten, y un exceso de gluten hace que las magdalenas sean secas y duras.
  3. Si utilizas bayas congeladas, no es necesario descongelarlas antes de hornear. Sólo asegúrate de añadir 5 minutos más al tiempo de horneado.
  4. Llena los moldes para magdalenas hasta ¾ de su capacidad. Si los llenas hasta arriba, la masa rebosará en el molde.
  5. Cuando saques las magdalenas del horno, déjalas reposar en el molde durante 10 minutos antes de pasarlas a una rejilla para que se sigan enfriando. Las magdalenas pueden deshacerse si intentas sacarlas demasiado pronto. Además, deja que las magdalenas se enfríen por completo antes de intentar retirar el papel para magdalenas; de lo contrario, la mitad de la magdalena podría pegarse al papel.

¿Qué hace que estas magdalenas sean húmedas y esponjosas?

Además del huevo, hemos utilizado crema agria y bicarbonato de sodio como agentes leudantes en estas magdalenas.

La nata agria y el bicarbonato reaccionan para crear burbujas gaseosas en tus horneados, lo que a su vez ayuda a que tus magdalenas suban.

La nata agria también proporciona la ventaja añadida de aportar humedad a la masa, ¡así que puedes decir adiós a las magdalenas secas!

¿Funcionan las frutas del bosque en esta receta?

Por supuesto. Puedes utilizar lo que tengas a mano. Las fresas, las frambuesas e incluso las cerezas serían excelentes alternativas para estas magdalenas.

¿Cómo se guardan las magdalenas?

Guarda las magdalenas sobrantes en un recipiente hermético a temperatura ambiente hasta 5 días.

También puedes congelar estas magdalenas hasta 2 meses. Las magdalenas congeladas se pueden descongelar a temperatura ambiente durante un par de horas.

Cómo hacer magdalenas de arándanos sin levadura

Paso 1

Precalienta el horno a 375 F. En un cuenco grande, bate la mantequilla, el azúcar y la ralladura de limón hasta que esté ligera y esponjosa.

Magdalenas de arándanos sin levadura

Paso 2

Bate el huevo y la vainilla.

Magdalenas de arándanos sin levadura

Paso 3

En un bol pequeño, bate la harina, el bicarbonato y la sal.
Vierte la mitad de la mezcla de harina y la mitad de la crema agria en la mezcla de masa y azúcar, e incorpórala con una espátula de goma hasta que la harina haya desaparecido en su mayor parte.

Repite la operación con el resto de la harina y la crema agria, incorporando justo hasta que desaparezca la harina.

Magdalenas de arándanos sin levadura

Paso 4

Incorpora los arándanos.

Magdalenas de arándanos sin levadura

Paso 5

Llena los moldes para magdalenas hasta ¾ de su capacidad.

Magdalenas de arándanos sin levadura

Paso 6

Hornea durante 20 minutos o hasta que las magdalenas estén ligeramente doradas y un palillo insertado en el centro salga limpio.

Magdalenas de arándanos sin levadura

Paso 7

Deja que las magdalenas se enfríen en los moldes sobre una rejilla durante 10 minutos.
Después, sácalos del molde y enfríalos completamente sobre una rejilla.

Magdalenas de arándanos sin levadura
Magdalenas de arándanos sin levadura
5/5 (1 Review)