Buñuelos de judías negras

5 de septiembre de 2021

Si eres un poco reacio a comer verduras, puede ser difícil encontrar buenas recetas que sean sabrosas y nutritivas.

Sin embargo, estos buñuelos de judías negras consiguen ese equilibrio. Esta receta es abundante y saludable, a la vez que increíblemente deliciosa. Después de probar este plato, prepararás una nueva tanda de buñuelos en un abrir y cerrar de ojos.

Explicación de las alubias negras

Las judías negras tienen muchas formas y tamaños diferentes. Tienen una piel negra satinada y un interior blanco. Las alubias negras se disfrutan en muchas culturas y están repletas de sabor y gran valor nutricional.

Las alubias negras son blandas, cremosas y suaves. No tienen un sabor abrumador, por lo que son una gran y nutritiva adición a muchos platos. Suelen absorber el sabor de las especias y hierbas utilizadas en un plato.

¿Con qué puedes sustituir las alubias negras?

A la hora de sustituir las alubias en esta receta, es importante tener en cuenta sobre todo la textura. Las alubias negras tienen una textura muy suave, casi cremosa.

Te sugiero que, si acabas sustituyendo las alubias negras en esta receta, utilices alubias blancas o alubias pintas, porque son las más parecidas en cuanto a textura.

Textura de los buñuelos

Los buñuelos tienen fama de ser demasiado delicados para manipularlos sin que se deshagan. Para darles un poco de estructura, prueba a freír las alubias en una sartén antes para secarlas un poco.

Utilizar avena en la receta también es una buena forma de incluir un grano que ayudará a absorber algo de humedad adicional y proporcionará estabilidad al buñuelo.

Además, asegúrate de batir los buñuelos hasta conseguir un estado razonablemente cohesivo. Puedes tenerlos un poco troceados según tus preferencias, pero no demasiado.

Horneado vs. Frito

Esta receta utiliza el horno para cocinar los buñuelos. Personalmente, prefiero este método porque puedo cocinar más buñuelos a la vez.

Sin embargo, si quieres freírlos en una sartén, asegúrate de que cada lado del buñuelo se cocine durante mucho tiempo para que adquiera una bonita corteza dorada y añada un gran sabor tostado.

¿Puedo añadir otros ingredientes?

Por supuesto. Estos buñuelos son estupendos porque puedes cambiar los ingredientes según el sabor que quieras darle a tu plato.

A mí me gusta añadir de vez en cuando un puñado de nueces tostadas para darle un sabor a nuez. También cambio la cebolla por cebolletas para darle un sabor más fresco y agudo. Añadir un puñado de hierbas frescas adicionales como perejil, cilantro o eneldo también es una gran idea.

Si quieres darle más sabor, puedes añadir una cucharadita de curry en polvo o una mezcla de especias como el za'atar.

En cuanto a las guarniciones, me gusta servir mis buñuelos de judías negras con guacamole, salsa o yogur griego combinado y un poco de pesto.

Cómo hacer buñuelos de judías negras

Paso 1

¡Prepara tus ingredientes!

En una batidora o procesador de alimentos de alta potencia, combina las judías negras, la cebolla y los pimientos.

Buñuelos de judías negras

Paso 2

Tritura los ingredientes hasta conseguir una textura en trozos.

Pasa la mezcla a un bol. Añade el resto de los ingredientes.

Remueve hasta que estén bien combinados y sean suaves.

Buñuelos de judías negras

Paso 3

Precalienta el horno a 375 °F. Forra una bandeja para hornear con papel pergamino.

Toma 1/3 de taza de la mezcla y colócala en la bandeja para hornear. Dale forma de buñuelo con el dorso de la cuchara.

Hornea los buñuelos durante 20-25 minutos, dándoles la vuelta con cuidado a mitad de camino.

Buñuelos de judías negras

Paso 4

Sirve los buñuelos con puré de aguacate o salsa y disfruta.

Buñuelos de judías negras
5/5 (1 Review)