¿Se puede comer la piel del calabacín?

comer la piel del calabacín

Recientemente, ha habido un aumento de la popularidad del calabacín. Este destacado miembro de la familia de las calabazas se ha encontrado en el centro de una amplia gama de recetas y platos. Esto sólo demuestra lo versátil que es esta hortaliza. 

Parece que no hay fin a las formas creativas de incluir el calabacín en tus comidas. ¿Pero tienes que pasar más tiempo pelando el calabacín para llegar a lo bueno? No.

¿Se puede comer la piel del calabacín? La respuesta breve es que sí, puedes comer la piel del calabacín, igual que comerías la piel del pepino o de la manzana. La piel del calabacín no sólo es segura de comer, sino que además contiene una gran cantidad de vitaminas y nutrientes beneficiosos.

Esta guía profundizará en este tema y responderá a las preguntas que puedas tener sobre las distintas formas de preparar esta verdura baja en calorías y lo que debes hacer con su piel durante la cocción.

Índice

¿Es seguro comer la piel del calabacín crudo?

A menudo se confunde el calabacín con un pepino liso. Esto se debe a que también es largo y delgado con piel verde. Si quieres saber más sobre las diferencias, tenemos otro artículo dedicado al calabacín frente al pepino.

Pero, ¿es seguro comer la piel del calabacín, como la del pepino? La respuesta corta es que , ciertamente lo es. Sin embargo, te haríamos un flaco favor si no profundizáramos y explicáramos en detalle esta respuesta.

Incluso puede sorprenderte que comer la piel del calabacín sea realmente bueno para ti. Esto se debe principalmente a la composición de la propia hortaliza. Los calabacines tienen alrededor de un 96% de agua. Esto explica efectivamente por qué estas verduras son muy poco calóricas

En cuanto al contenido nutricional, los calabacines contienen altos niveles de potasio y fibra, además de vitamina C. Dicho esto, debido a su alto contenido en agua, la mayoría de estos nutrientes se encuentran en la piel.

Aunque tengas la tentación de quitar la piel, también correrás el riesgo de que se deshaga estructuralmente, ya que el calabacín puede convertirse en papilla durante la cocción sin que la piel lo mantenga todo unido.

¿Debes lavar la piel del calabacín antes de comerlo?

Hay que tener en cuenta que los calabacines comprados en la tienda a veces vienen con toda la piel cubierta de cera. Esto es algo que puedes haber notado en el pasado y que te ha llevado a hacer esta pregunta en primer lugar.

Si este es el caso, debes asegurarte de que lavas la verdura tan a fondo como puedas antes de cocinarla. 

Este es un problema típico de las verduras no ecológicas. La mayoría de las veces, esta cera puede contener restos de los pesticidas utilizados durante el cultivo. Asegúrate de tener un cuidado extra y de preparar tus platos con cuidado.

Si quieres estar más seguro de que tu calabacín está libre de pesticidas y cera, puedes utilizar un lavado de verduras o una solución de vinagre. En nuestro artículo sobre cómo lavar las fresas, explicamos la importancia de lavar tus frutas y verduras.

Sin embargo, para reiterar, te recomendamos encarecidamente que te comas la piel del calabacín. Es perfectamente seguro comerlo crudo, e incluso puedes mezclarlo con el resto de las verduras de la ensalada.

A pesar de su apariencia, la piel del calabacín es increíblemente suave, fina y fácil de consumir. Desde los fideos hasta el pan de calabacín, conservar algo de piel te resultará muy beneficioso.

Preparación del calabacín: ¿qué hago con la piel?

El calabacín se caracteriza por su sabor suave. Ésta es una de las razones por las que son tan versátiles. Debido a su paladar de sabor neutro, pueden actuar fácilmente como una especie de lienzo en blanco. 

El paralelismo más cercano que se me ocurre es el tofu. Al igual que el calabacín, tiene la capacidad de acentuar los sabores que provienen de las salsas, las especias y los ingredientes que se combinan con él.

Como cocinero casero, esto abre un sinfín de posibilidades que esperan ser exploradas. 

En este sentido, hemos elaborado una práctica guía sobre cómo puedes preparar esta hortaliza de varias maneras, como hacer barquitos de calabacín, hornearlos y asarlos.

Con cada método, también nos centraremos en lo que debes hacer con la propia piel del calabacín. 

¿Te comes la piel de las barquitas de calabacín?

Si buscas formas creativas de utilizar tus calabacines, no busques más que los botes de calabacín. Como su nombre indica, tendrás que cargar tus ingredientes en tus calabacines ahuecados.

Para ello, tendrás que asegurarte de que el interior de tus calabacines está bien retirado y limpio. Como hemos dicho anteriormente, la piel del calabacín es perfectamente segura para comer y contiene una tonelada de nutrientes.

Sin embargo, si utilizas calabacines grandes, puede ser aconsejable quitar la piel, ya que puede ser más dura y tener un amargor poco apetecible. 

Precisamente por eso, recomendamos encarecidamente utilizar calabacines pequeños para este tipo de receta.

En cualquier caso, las barquitas de calabacín son una comida apta para cetonas que contiene bajos niveles de hidratos de carbono, a la vez que ofrece un gran sabor.

¿Debes pelar los calabacines antes de asarlos?

Asar a la parrilla es fácilmente una de las mejores formas de cocinar calabacines. Una de las razones por las que funciona tan bien es por los altos niveles de calor necesarios para asar eficazmente el calabacín, ya que tiene un contenido de humedad tan alto.

Al final, debería tener un exterior crujiente con la carne del calabacín bien firme.

Para conseguir estos resultados, deja la piel intacta. Quieres el nivel adecuado de crujiente en cada bocado. Para obtener los mejores resultados, asegúrate de lavar bien el calabacín antes de cortarlo por la mitad a lo largo.

Luego, échalo en un bol con aceite, asegurándote de que está cubierto, antes de colocarlo en la parrilla. Cocina cada lado durante 4-5 minutos.

¿Debes pelar el calabacín antes de hornearlo? 

Como ya hemos dicho, una de las principales razones por las que no debes pelar el calabacín antes de hornearlo es la cantidad de nutrientes que se perderán una vez que le quites la piel.

Sin embargo, si esto no te molesta, entonces puedes pelar los calabacines antes de hornearlos en tus panes, magdalenas y pasteles. Cuando se trata de hornear, la textura y el sabor pueden afectar fácilmente a tu experiencia de consumo.

Si te molesta la textura arenosa de los trozos de verdura en los productos horneados, como la tarta de zanahoria, entonces sería aconsejable que pelaras los calabacines antes. 

Como era de esperar, el horneado ayuda a evitar otro problema al que te enfrentarás al pelar la hortaliza. Concretamente, el impacto negativo que tiene el pelado en la integridad estructural del calabacín pasa a ser irrelevante.

Esto se debe a que, a diferencia de otros métodos de cocción, al hornearlo hay que aplastar sus ingredientes en la masa para darle el sabor deseado. 

Cómo pelar el calabacín

Aunque la piel del calabacín es perfectamente segura para su consumo, puede llegar un momento en que quieras pelar la hortaliza antes de cocinarla.

Sin embargo, si eres inteligente en la gestión de los alimentos, puedes ahorrarte la cáscara y convertirla en un agradable y crujiente tentempié más adelante. 

Independientemente de lo que pienses hacer con las cáscaras, debes saber cómo llevar a cabo esta tarea de forma eficiente. Después de todo, lo último que quieres es dejar que el resto de las verduras se desperdicien.

Para pelar calabacines, necesitarás estas cosas

  • Pelador de verduras
  • Cuchillo afilado para cortar
  • Tabla de cortar

Una vez que tengas todo lo que necesitas, puedes proceder a pelar el calabacín. El proceso completo es el mismo que el de pelar patatas o manzanas.

Asegúrate de seguir estos pasos lo más fielmente posible:

  1. Lava el calabacín lo mejor posible. Asegúrate de que cualquier residuo de cera haya desaparecido por completo. 
  2. Corta los extremos del calabacín como harías con una cebolla, sacando medio centímetro de ambos extremos.
  3. Coge el pelador de verduras y pásalo por toda la longitud del calabacín.
  4. Repite el proceso hasta que desaparezca toda su piel verde. Lo ideal es que quites las tiras largas y verdes de piel del calabacín con cada pasada.

Siguiendo estos pasos, deberías acabar con un calabacín perfectamente pelado.

Mucha gente está probando los calabacines. Sin embargo, no todo el mundo está familiarizado de inmediato con las formas específicas de comerlo. Esperemos que esta guía haya podido responder a la pregunta: ¿se puede comer la piel del calabacín? Así que asegúrate de recordar los consejos que hemos presentado aquí.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Se puede comer la piel del calabacín? puedes visitar la categoría Guias.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Solococinar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir