La mejor salsa para pizza sin tomate

La mejor salsa para pizza sin tomate

La pizza es la comida reconfortante por excelencia, y es muy fácil darse un atracón de uno o varios trozos. Puedes encontrar cientos de estilos diferentes de pizzas en todo el mundo.

Con todos los nuevos giros en los ingredientes y aderezos que aparecen, uno de los ingredientes más comunes para hacer una pizza sigue siendo: la salsa de tomate. ¿Pero qué pasa si eres alérgico o si los tomates no son lo tuyo?

¿Cuáles son las mejores salsas para pizza sin tomate? Las mejores salsas para pizza sin tomate son la salsa barbacoa, el pesto, la cebolla caramelizada, la bechamel, el humus, el aderezo ranchero e incluso el aceite de oliva al ajo.

En realidad, todo se reduce a los gustos que disfrutes y a los aderezos que te gusten. Quédate con nosotros para saber más sobre estas salsas y cómo puedes utilizarlas la próxima vez que quieras darle sabor a tu pizza.

Índice

Las mejores salsas para pizza sin tomate

Para ayudarte a decidir qué salsas sin tomate vas a probar a continuación, ¡aquí tienes un desglose de las mejores que puedes probar!

1. Pesto

El pesto es una opción clásica para los que quieren algo diferente y un poco más de sabor fresco en su pizza. Es especialmente bueno para las pizzas vegetarianas con mozzarella, ya que los sabores se mezclan perfectamente.

El pesto más popular para usar en una pizza es el pesto de albahaca. Se puede adquirir fácilmente en la mayoría de las tiendas, pero siempre sabe mucho más fresco si lo preparas tú mismo.

Receta de pesto de albahaca

Ingredientes:

  • 2 tazas de hojas de albahaca fresca
  • ½ taza de queso parmesano fresco rallado
  • ½ taza de aceite de oliva virgen extra
  • 1/3 de taza de piñones o nueces
  • 3 dientes de ajo picados
  • ¼ de cucharadita de sal
  • 1/8 de cucharadita de pimienta

Método:

  1. Coloca la albahaca y el tipo de fruto seco que hayas elegido en un procesador de alimentos y pulsa.
  2. Añade el ajo y el queso parmesano y pulsa varias veces, rascando el lateral del robot de cocina entre las pulsaciones.
  3. Vierte lentamente el aceite de oliva mientras el robot de cocina está en marcha. Añádelo lentamente para evitar que se separe.
  4. Añade la sal y la pimienta negra.

Esta receta clásica de pesto es fácil de preparar, y puedes extenderla sobre una base de pizza preparada y cubrirla con tus ingredientes favoritos para obtener una pizza de sabor increíblemente fresco.

Los ingredientes más populares para una pizza al pesto son la mozzarella, el queso feta, los pimientos y las aceitunas. Hay algunas opciones de pesto distintas de la albahaca que también merece la pena probar.

Entre ellas están el pesto de tomates secos, el pesto de nueces, el pesto de pistachos y el pesto de perejil y anchoas. Puedes experimentar con diferentes variantes de pesto para ver cuál te gusta más en la pizza. La mayoría de ellos se pueden hacer en casa.

2. Cebollas caramelizadas

Utilizar cebollas caramelizadas como salsa para la pizza es realmente pensar en algo diferente. No tiene la misma consistencia salseada que la salsa de tomate o incluso el pesto, pero es una gran opción para utilizar en lugar de los tomates.

Cuando las cebollas se cocinan lentamente, empiezan a caramelizarse. Esto da lugar a un sabor dulce pero sabroso y a unas cebollas suaves que se deshacen en la boca.

Saber cómo caramelizar las cebollas es una gran habilidad que hay que tener en la cocina, y ayuda a ofrecer un ingrediente alternativo para la pizza cuando quieres algo un poco diferente.

Realmente no necesitas mucho para hacer cebollas caramelizadas, y el proceso es bastante fácil de seguir.

Receta de cebollas caramelizadas

Ingredientes:

  • Mantequilla
  • Aceite de canola
  • Cebolla
  • Sal
  • Vinagre balsámico blanco

Método:

  1. Corta las cebollas en rodajas o en dados.
  2. Calienta el aceite y la mantequilla en una sartén y añade las rodajas de cebolla. Necesitarás 1 cucharada de la mezcla de aceite y mantequilla por cada cebolla.
  3. Extiende las cebollas y deja que se cubran con el aceite de manera uniforme.
  4. Reduce el fuego a medio-bajo para que las cebollas no se quemen.
  5. Deja que se cocinen a fuego lento durante diez minutos y luego añade la sal.
  6. Deja que se cocinen durante unos 30 minutos, removiendo de vez en cuando. Tienes que dejarlas cocer lo suficiente para que se doren, pero no lo suficiente para que se peguen a la sartén. Añade más aceite y mantequilla si es necesario.

Sigue cocinando las cebollas hasta que adquieran un color marrón intenso. Entonces puedes añadir un poco de vinagre balsámico para desglasar la sartén y añadir algo más de sabor.

Estas cebollas caramelizadas son ligeramente salsas y añaden algo de humedad y un sabor increíble a la base de la pizza. 

3. Salsa bechamel o Alfredo

Para una opción de salsa de pizza sencilla, la bechamel, o salsa blanca, es una buena opción. Para todos aquellos a los que les gusta pasar tiempo en la cocina, hacer una salsa bechamel es una habilidad que debería formar parte de tu caja de herramientas.

La bechamel puede utilizarse para hacer salsas más complejas o para añadirla a distintos platos, como la lasaña con bechamel y requesón.

Sin embargo, al hacer una salsa bechamel para una pizza, puedes mantenerla sencilla y añadir sólo algunos sabores diferentes que te gusten o experimentar y crear algo sabroso y único.

Para hacer la bechamel, todo lo que necesitas es hacer un roux con harina y mantequilla, y luego añadir gradualmente la leche mientras se bate.

Se cocinará hasta alcanzar la consistencia adecuada y podrás añadir queso, sal, pimienta y otros condimentos para hacer la salsa blanca perfecta para cubrir una pizza.

Otra opción muy popular es utilizar salsa alfredo, sobre todo si preparas una pizza con pollo, bacon, espinacas o queso crema. No sólo tiene un sabor fantástico sobre la pasta, sino que da a la pizza una consistencia extra cremosa con un sabroso toque de ajo.

4. Hummus

Tiene sentido que, ya que el humus es tan delicioso en el pan de pita, lo sea también en la pizza. El humus puede comprarse en la tienda, o puedes prepararlo fácilmente en casa.

El humus es una gran opción para añadir proteínas y nutrientes a la pizza, y resulta especialmente delicioso cuando la pizza está cubierta con aceitunas, cebollas, pimientos y queso feta.

Receta de humus

Ingredientes:

  • 1 lata de garbanzos
  • ¼ de taza de zumo de limón fresco o 1 limón grande
  • ¼ de taza de tahini
  • 1 diente de ajo picado
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • ½ cucharadita de comino molido
  • Sal y pimienta al gusto
  • 3 cucharadas de agua

Método:

  1. Añade el tahini y el zumo de limón en un procesador de alimentos y procésalo durante un minuto.
  2. Añade el aceite de oliva, el ajo, el comino y la sal. Procesa durante 30 segundos.
  3. Escurre los garbanzos. Añade la mitad al procesador de alimentos y procesa durante 1 minuto. Raspa los lados, añade los garbanzos restantes y procesa hasta que quede espeso y suave. 
  4. Si el hummus está demasiado espeso, añade un poco de agua hasta que tenga la consistencia adecuada.

Es mejor que el humus quede ligeramente espeso cuando se utilice para la pizza, para que no empapen la base de la pizza y para que sea más fácil de extender. También puedes añadir un poco de pimentón si quieres dar a la pizza un sabor más ahumado.

5. Aderezo ranchero

En Norteamérica, el aderezo ranchero ha sido durante mucho tiempo la salsa perfecta para mojar la pizza, así que no es difícil imaginar que también sería un gran sustituto de la salsa de tomate.

El aderezo ranchero añade una deliciosa cremosidad a la pizza con un toque ácido que eleva los otros sabores presentes y crea una experiencia única.

Sin embargo, no tienes que detenerte ahí. Aunque la pizza normal con rancho será sin duda suficiente para satisfacer tu antojo de pizza, hay muchos otros sabores de rancho que puedes probar con tu pizza para conseguir una explosión extra de sabor.

Aquí tienes algunos sabores de rancho que funcionan muy bien en la pizza:

  • Chipotle
  • Habanero
  • Búfalo
  • Jalapeño
  • Tocino
  • Ajo

La salsa ranchera se utiliza a menudo como salsa para la pizza, así que puedes prescindir del intermediario y extender la salsa ranchera directamente sobre la base.

Otros aderezos cremosos, aunque menos populares, también funcionan como dips y sustitutos, como el aderezo italiano cremoso, el del suroeste, el de la diosa verde y el César.

Puedes optar por hacer tu propia salsa ranchera, pero definitivamente ayuda tener una o dos botellas guardadas en la nevera para cuando necesites una salsa sin complicaciones para una pizza.

6. Ajo y aceite de oliva

Si buscas una salsa para pizza sutil y ligera, te recomendamos una sencilla combinación de ajo y aceite de oliva.

Puedes rociar un poco de aceite de oliva dorado sobre la pizza y espolvorear un poco de ajo fresco picado por encima. Lo mejor es mantener la sencillez, así que remata con un poco de queso parmesano recién rallado y vinagre balsámico. 

Esto funciona mejor con ingredientes de sabor ligero como la mozzarella, el pollo, la rúcula y los tomates (si te parece bien que los tomates estén encima de la pizza en lugar de escondidos debajo).

Si quieres más sustancia, puedes añadir a la pizza algunas cebollas caramelizadas. Esta es una combinación sorprendente, que no tiene nada de tomate.

Puedes utilizar muchos ingredientes diferentes, ya que el ajo y el aceite de oliva no son excesivos y combinan bien con muchos sabores.

Mención honorífica - Salsa barbacoa

La salsa barbacoa contiene pasta de tomate, y quienes eviten los tomates por cuestiones de sensibilidad alimentaria deberían mantenerse alejados de esta opción.

Sin embargo, no podemos terminar este artículo sin mencionar este delicioso sustituto de la salsa de tomate. Si no te gusta el sabor del tomate, no tendrás que preocuparte porque los ingredientes de la salsa barbacoa lo enmascaran por completo.

Es a la vez dulce y picante y aporta un gran sabor ahumado y un poco de picante al resto de la pizza.

La pasta de tomate tampoco es lo mismo que la salsa de tomate, y no habrá trozos de tomate en tu salsa barbacoa.

Si quieres ir más allá, puedes hacer tu propia salsa barbacoa. Lo bueno es que puedes jugar con los ingredientes y las proporciones para hacer una salsa barbacoa que se adapte a tus gustos personales.

Los ingredientes básicos de una salsa barbacoa son

  • Cebollas
  • Ajo
  • Escamas de pimienta roja
  • Azúcar moreno
  • Pasta de tomate
  • Miel

Estos ingredientes pueden mezclarse e incluso cocinarse con un poco de aceite de oliva para hacer una salsa rica y ahumada, pero una vez más puedes jugar con los ingredientes.

Para los que no quieran hacer su propia salsa barbacoa, puedes comprar una botella de salsa barbacoa para tenerla en la nevera y preparar fácilmente una deliciosa pizza.

Preguntas relacionadas

Salsa para pizza y salsa para pasta: ¿cuál es la diferencia?

La salsa para pizza es una salsa de tomate sin cocer, mientras que la salsa para pasta está cocida. La salsa para pasta suele cocinarse a fuego lento y contiene más hierbas, como la albahaca.

La salsa para pasta también es más dulce, más rica y tiene un sabor más profundo que la salsa para pizza. Está ahí para dar sabor a la pasta, mientras que la salsa de la pizza sólo sirve de base para los demás ingredientes, que acaban robando el protagonismo.

La salsa para pizza es más rápida y fácil de hacer que la salsa para pasta.

¿Puedo utilizar ketchup en lugar de salsa de pizza?

Aunque nos duela decirlo, sí, técnicamente puedes utilizar ketchup como alternativa a la salsa de pizza. Sin embargo, el hecho de que puedas utilizar ketchup en lugar de salsa para pizza, no significa que debas hacerlo.

El ketchup es demasiado dulce y carece de sabores robustos, de ajo y de hierbas, por lo que sólo debe usarse en la pizza cuando te quedes completamente sin opciones y no tengas otros sustitutos de la salsa para pizza.

En ese caso, te recomendamos que añadas ingredientes adicionales, como condimento italiano y orégano, salsa Worcestershire y ajo, para que se parezca un poco más a la salsa para pizza.

¿Se puede congelar la salsa de pizza casera?

Sí, puedes congelar la salsa para pizza. Es una buena idea hacer una gran tanda de salsa para pizza en casa y luego congelar porciones individuales para utilizarlas más adelante.

Esto te ahorra tener que hacer la salsa de pizza desde cero más tarde, y te permite acceder fácilmente a una salsa de pizza increíble, lista para ser utilizada en muy poco tiempo.

Lo mejor es dejar la salsa para pizza congelada en la nevera durante toda la noche para que se descongele, pero si no tienes tiempo de hacerlo, puedes ponerla en agua caliente para que se descongele en poco tiempo.

A continuación, puedes extenderla sobre la pizza, cubrirla con los ingredientes y cocinarla como de costumbre.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La mejor salsa para pizza sin tomate puedes visitar la categoría Guias.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Solococinar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir