Naranja vs. Pomelo - ¿Cuál es la diferencia?

12 de julio de 2022

Cuando observas los distintos cítricos, la mayoría de ellos tienen claras diferencias que los hacen fácilmente identificables.

Un limón no se parece a una lima y ninguno de ellos se parece a una naranja, ¿verdad? ¿Pero qué pasa cuando añades un pomelo a esta pequeña alineación?

La naranja y el pomelo se parecen bastante cuando te fijas en sus detalles específicos.

Puede ser fácil confundir uno con el otro, sobre todo cuando miras el exterior que aún tiene la cáscara. Por supuesto, cuando las abres, hay muchas más diferencias a tener en cuenta.

¿Cuál es la diferencia entre las naranjas y los pomelos? Aunque su apariencia es similar en algunos aspectos, las naranjas tienen una pulpa mucho más anaranjada que los pomelos, que suelen ser de color rojo rosado. Además, los pomelos son un poco más amargos que las naranjas, que suelen ser más dulces según la variedad.

En esta guía, te guiaremos a través de una completa comparación y revisión de las naranjas y los pomelos. Hablaremos de lo que hace que estos cítricos similares sean tan diferentes en comparación y te haremos saber todas las cosas que los diferencian.

Hablaremos del sabor, el tamaño, el uso que se les da, e incluso un poco de detalle nutricional.

¡Sigue leyendo para conocer la diferencia entre las naranjas y los pomelos!

Naranjas y pomelos: una guía completa

En lo que respecta a las naranjas y los pomelos, son similares, pero en realidad son muy diferentes.

Tienen un tamaño diferente, una coloración distinta y un sabor también muy diferente. El exterior puede confundirse fácilmente a veces, pero cuando quitas esa capa exterior de naranja, tienes frutas que no se parecen en casi nada.

Vamos a empezar hablando primero de una fruta y luego de otra a lo largo de esta guía. Hablaremos de las naranjas y de todos sus detalles y luego haremos lo mismo con los pomelos.

Una vez que hayamos tratado ambas en detalle, volveremos y te haremos un resumen rápido.

Naranjas

Empecemos por la naranja. Es una esfera de naranja básica en la superficie exterior. Debajo de esa cáscara exterior, se encuentra una fruta jugosa de color naranja claro.

Las naranjas se consideran un cítrico y pertenecen a la familia de las rutáceas.

¿Sabías que la naranja es en realidad una fruta híbrida? La mandarina y el pomelo se cruzaron para crear lo que conocemos como la naranja. Teniendo esto en cuenta, las naranjas siguen existiendo desde hace mucho, mucho tiempo.

Cuando miras una naranja, ves una fruta redonda que está recubierta de una cáscara de color naranja. Esta cáscara se desprende de la fruta del interior.

Hay muchos tipos diferentes de naranjas para elegir. Algunas tienen semillas y otras no.

La fruta del interior de esa cáscara también es de color naranja claro, con una capa blanca fibrosa alrededor.

La mayoría de la gente no se come la corteza, aunque es comestible en cierta medida. La corteza también se puede utilizar para hacer popurrí, cocinar o para otros usos.

Es blanda y, al mismo tiempo, ligeramente firme. Si la exprimes, puedes obtener el zumo de naranja de la fruta.

A algunas personas les gusta comer las naranjas en gajos o les gusta pelar cada pequeña rodaja de naranja. Lo bueno es que depende totalmente de ti.

Puedes encontrar naranjas durante todo el año, aunque la temporada depende de la variedad de naranjas que se coseche. Las naranjas sanguinas, las naranjas de ombligo y las naranjas de Valencia se recolectan en distintas estaciones, en realidad.

El sabor

Cuando muerdes una naranja, tiene un sabor muy característico. El sabor es ligeramente dulce y al mismo tiempo ligeramente ácido.

El sabor es muy ligero y refrescante y es una fruta jugosa, por lo que es fácil que acabes con jugos corriendo por la barbilla cuando muerdes una naranja.

Esa combinación dulce y ácida tiene casi una ligera nota floral, pero nada que vaya a amargar o ser dominante en el sabor.

Las naranjas tienen un sabor refrescante y son dulces y jugosas al mismo tiempo. Es la combinación perfecta de todos estos detalles lo que realmente las hace tan estupendas.

Cuando combinas esas características con el aroma floral y el ligero sabor, no puedes superar estas creaciones únicas.

Tamaño

Otra de las principales diferencias entre una naranja y un pomelo es el tamaño. Aunque pueden tener un tamaño similar, las naranjas son notablemente más pequeñas que los pomelos la mayoría de las veces.

Es posible conseguir una naranja grande que se acerque al tamaño de un pomelo, pero como regla general, los pomelos son más grandes.

Para ponerlo en perspectiva, las naranjas tienen un diámetro medio de unos 8 centímetros. En general, oscilan entre los 5 y los 12 centímetros de diámetro, pero lo normal es que se sitúen justo en el medio, en torno a los 8.

Esto equivale a unos 5 centímetros de diámetro. En cuanto al peso, la mayoría de las naranjas también pesan alrededor de 3-5 onzas.

Son pequeñas, pero los distintos tipos de naranjas pueden tener tamaños diferentes. En Estados Unidos, la mayoría de las naranjas que vemos son naranjas de ombligo, pero podemos ver cientos de tipos diferentes si nos ponemos a buscar.

Información nutricional

A efectos de comparación, echemos un vistazo rápido a los detalles nutricionales de una naranja frente a un pomelo.

Ambos se consideran opciones saludables. Las naranjas son naturalmente más ricas en azúcares, calorías e hidratos de carbono, pero no de forma preocupante. También contienen aminoácidos.

El índice glucémico es probablemente la mayor diferencia nutricional, ya que las naranjas tienen un índice glucémico mucho más alto que los pomelos.

Las naranjas también tienden a ser ligeramente más alcalinas por naturaleza. Sin embargo, en comparación con los pomelos, las naranjas tienen un contenido de grasa significativamente inferior al de los pomelos. También tienen más vitaminas.

Las naranjas son ricas en vitamina C, vitamina E y múltiples vitaminas del grupo B. Las naranjas también contienen altos niveles de calcio, potasio y hierro.

Pomelo

Ahora que hemos aprendido todo sobre la naranja, veamos algunos de estos mismos detalles para el pomelo. Si estás familiarizado con alguna de las dos frutas, ya puedes ver algunas diferencias importantes entre ellas.

Cuando observamos un pomelo, vemos un exterior anaranjado similar al de la naranja. Tiene esa coloración anaranjada y la cáscara se desprende de forma muy parecida. De nuevo, puedes disfrutar de un pomelo en gajos o pelarlo y comerlo rodaja a rodaja.

Cuando retiras la cáscara, deberías ver al instante una diferencia con respecto a la naranja.

Donde tu naranja era de color naranja claro, el pomelo es más bien de color rojo o rosa. Es un color más profundo. Puede que oigas hablar del pomelo rojo rubí. Esto es una indicación del color de la fruta por debajo de la cáscara.

Sigues teniendo esa cáscara de naranja exterior y sigues teniendo las tripas blancas fibrosas alrededor de la propia fruta jugosa.

Pero la fruta será de color rojo en lugar de naranja. Las texturas y el aspecto general serán muy similares, pero ese color va a destacar.

Si muerdes esos trozos rojos esperando un sabor a naranja, probablemente te decepcionará.

Dicho esto, algunos pomelos tienen un color rosa en lugar del rojo más oscuro. Sin embargo, sigue siendo definitivamente más rosa o rojo que naranja en comparación.

Los pomelos suelen proceder de Texas o Florida, dentro de Estados Unidos. Los encontrarás durante todo el año, pero su mejor época de recolección es sobre todo de noviembre a junio.

Hemos mencionado que las naranjas son una fruta híbrida. Los pomelos también son híbridos. Se obtienen a partir de pomelos y naranjas dulces.

El sabo

Cuando comparas las naranjas con los pomelos, el aspecto es un factor importante, pero el sabor también es significativamente diferente.

Los pomelos no saben en absoluto igual que las naranjas. Aunque siguen siendo jugosos y cítricos, hay una diferencia sustancial en el sabor general.

Al igual que las naranjas, la fruta es blanda y quizá ligeramente fibrosa. Puede ser un poco firme por fuera, pero el centro de la fruta es blando, ligeramente blando y muy jugoso.

Ahora bien, aquí empieza la diferencia de sabor. Los pomelos tienen fama de ser ligeramente amargos y casi agrios.

Tienen un toque de dulzura que ayuda a redondear los sabores, pero el sabor distintivo que vas a notar es la combinación amarga y ácida.

Dicho esto, no saben mal. La naturaleza jugosa combinada con el ligero toque de semidulce hace que todo el sabor se una para conseguir un sabor atrevido que casi no puede compararse con ningún otro en el mundo de los cítricos.

No a todo el mundo le gusta el pomelo y mucha gente dice que el pomelo es un sabor adquirido.

Creemos que esto se debe a que la mayoría de la gente espera que sea dulce, pero en cambio se encuentra con ese toque de sabor agrio y amargo. Quizá tener unas expectativas claras sobre el sabor marque la diferencia.

Otra buena forma de describir el sabor de un pomelo es agridulce. En realidad, esto suena más atractivo que agrio o amargo.

Por supuesto, el grado de acidez o acidez del pomelo puede depender también del tipo de pomelo que pruebes. Los pomelos rojo rubí son una de las opciones más dulces que existen, y quizá por eso son una de las opciones más populares.

Tamaño

El tamaño es otro factor diferenciador entre la naranja y el pomelo. Los pomelos son conocidos por ser más grandes que las naranjas y a veces bastante más grandes.

Mientras que una naranja media mide unos 7,5 cm de diámetro, el pomelo medio mide más bien entre 10 y 15 cm de diámetro.

Algunos son incluso más grandes que eso, pero esto te da una expectativa media. Los pomelos pequeños tienen un tamaño muy parecido al de las naranjas grandes si te fijas en el rango de diámetro.

Recuerda que una naranja puede oscilar entre 5 y 12 centímetros. Un pomelo puede oscilar de forma similar entre 10-15 centímetros, así que hay un poco de cruce en el tamaño. Sin embargo, por término medio, el pomelo es notablemente más grande.

Si piensas en el peso de un pomelo, puede pesar fácilmente 2-3 veces más que una naranja. Un pomelo pesa una media de unas 8 onzas, frente a las 3-5 onzas comunes de la naranja de todos los días.

Obviamente, el tamaño puede variar, pero estas cifras te dan una buena idea de la media a esperar.

Información nutricional

Los pomelos tienen menos azúcares naturales y carbohidratos que las naranjas. Sin embargo, tienen un mayor contenido en grasa que una naranja.

Los pomelos se recomiendan a menudo como fruta saludable para las dietas de adelgazamiento, pero depende de tu estilo de alimentación y de tus objetivos, así que tenlo en cuenta.

En cuanto al índice glucémico, los pomelos tienen un índice más bajo que las naranjas, que a veces puede ser hasta la mitad del de una naranja.

Los pomelos son una gran fuente de vitamina A. También contienen varias vitaminas del grupo B y altos niveles de vitamina C.

Los pomelos son conocidos por ser ricos en fósforo. Tienen algo de hierro y calcio, pero no tanto como las naranjas. También tienen magnesio y zinc.

En resumen

Hemos indagado en los detalles del pomelo frente a la naranja y hemos descubierto que son algo similares en algunos aspectos, pero muy diferentes en otros.

Cuando pones a los dos frente a frente, los exteriores son muy consistentes. No notarás una gran diferencia, ya que ambas frutas están recubiertas de una cáscara de color naranja.

Sin embargo, los pomelos suelen ser bastante más grandes que las naranjas en tamaño. Un pomelo puede pesar hasta 3 veces más en onzas que una naranja y suele tener también 1-2 pulgadas más de diámetro.

Cuando pelas una naranja y un pomelo, sus diferencias se hacen más notables.

Los pomelos suelen tener tonos rojos o rosados en la parte carnosa de la fruta. Hay algunas variedades de pomelo que son amarillas como el limón. Luego tienes el naranja, que siempre es naranja en la parte carnosa de la fruta.

Esos tonos de naranja pueden variar, pero nunca es rojo o rosa como el pomelo.

Los sabores también son muy diferentes. Las naranjas son ligeramente dulces y refrescantes, con un toque de aroma floral. Los pomelos, por el contrario, son más picantes y agrios, con sólo un toque de dulzura para evitar que sean demasiado amargos.

En cuanto a los detalles nutricionales, ambas frutas tienen sus beneficios. Su contenido en vitaminas y minerales es bastante similar en general, con sólo unas ligeras diferencias.