Provolone vs Mozzarella - ¿Cuál es la diferencia?

Provolone vs Mozzarella

Si eres un aspirante a cocinero casero, es importante que conozcas los distintos tipos de queso.

Comprender bien cómo funcionan los ingredientes específicos te resultará muy útil cuando explores un sinfín de recetas diferentes. Por supuesto, a menudo es más fácil decirlo que hacerlo.

Por ejemplo, mucha gente parece confundir el queso provolone y el mozzarella. Por eso esta guía pretende responder a la pregunta:

¿Cuál es la diferencia entre el provolone y la mozzarella? La principal diferencia entre el provolone y la mozzarella es el proceso de elaboración. Mientras que el provolone se madura durante 3 semanas, la mozzarella es un queso fresco. El provolone también tiene un sabor más agudo que la mozzarella, que es más mantecoso y suave.

Por supuesto, hay algo más que eso. Estos dos tipos de queso se encuentran entre las variedades más utilizadas. Conocer las particularidades de lo que los diferencia seguramente nos será útil más adelante.

Para ello, vamos a analizar más de cerca tanto la mozzarella como el provolone para ver en qué se diferencian. Así que no dejes de leer.

Índice

Visión general - Provolone y mozzarella

La confusión en torno al provolone y la mozzarella es perfectamente comprensible. Al fin y al cabo, ambos quesos tienen su origen en Italia, aunque proceden de diferentes regiones del país.

Al mismo tiempo, también se clasifican como quesos semiblandos. También comparten un sabor algo suave y mantecoso. También cabe destacar que hay algunas similitudes en su proceso de producción.

Sin embargo, las sutiles diferencias son las que finalmente los diferencian. Para entender mejor en qué se diferencian, debemos ver más de cerca cómo se fabrica cada uno de ellos.

La elaboración del queso Provolone 

En primer lugar, veamos el queso Provolone. Conocido por su sabor suave y a nuez, también tiene un toque de acidez que es difícil de ignorar. Este perfil de sabor lo convierte en una opción popular para las recetas de pizza, así como para la pasta.

Ten en cuenta que la calidad del queso provolone depende de dos factores principales: la calidad y la cantidad de grasa de la leche utilizada y el propio proceso de producción.

He aquí el proceso de elaboración del queso provolone:

  1. Obtención de la leche - El primer paso es obtener leche fresca para someterla al proceso de elaboración del queso. La frescura de la leche es de suma importancia.
  2. Calentar la leche - La leche fresca se calienta a continuación a temperaturas que oscilan entre los 9 y los 102 °F.
  3. Separación de la cuajada - Una vez que la leche ha alcanzado las temperaturas deseadas, empieza a formarse la cuajada. Para acelerar el proceso de separación de la cuajada de la leche, los queseros añaden un poco de cuajo. 
  4. Colar y secar la cuajada - La cuajada deberá ser limpiada de cualquier resto de agua y sólidos lácteos antes de ser secada completamente. 
  5. Cocinar la cuajada - La cuajada debe cocerse a altas temperaturas. Esto suele oscilar entre los 118-125°F. El proceso de cocción puede durar entre 6 y 8 horas. La cocción de la cuajada es un paso preparatorio fundamental para la formación del queso propiamente dicho. 
  6. Estiramiento de la cuajada - Una vez terminado el proceso de cocción, la cuajada se cortará en bloques antes de someterla al estiramiento. El acto de estirar es lo que dará al provolone esa distintiva textura elástica. Una vez terminado, el quesero lo pondrá en un molde para darle forma.
  7. Preparar el queso para el curado - A continuación, habrá que colocar todo el queso en un baño de salmuera muy ligera antes de atarlo con cuerdas y sumergirlo en un baño de cera ligera. Estos pasos ayudan a evitar que se desarrolle cualquier moho malo durante el proceso de curado. 
  8. Curado - Este es el paso final y más importante. En el caso del provolone, el queso deberá estar curado durante al menos 3 meses antes de ser vendido en el mercado.

Estos son los principios generales para la elaboración del provolone. Sin embargo, debes tener en cuenta que los queseros suelen hacer sutiles variaciones para que su queso sea único.  

La elaboración del queso mozzarella

Ahora, es el momento de echar un vistazo al queso mozzarella. No se puede negar que la mozzarella es el más popular de los dos.

Es una de las variedades de queso más conocidas y queridas, probablemente por su omnipresencia en la escena culinaria. De hecho, resulta especialmente deliciosa en nuestra receta de pasta cremosa de mozzarella con gambas.

Probablemente notarás que es mucho más sencilla de hacer que el provolone. Incluso puedes empezar a hacerla tú mismo en casa, si quieres.

Estos son los pasos que hay que seguir para hacer queso mozzarella:

  1. Conseguir la leche - Para hacer el auténtico queso mozzarella, necesitarás leche de búfala. Sin embargo, si no puedes acceder a ella, la leche de vaca será un sustituto aceptable.
  2. Maduración y cuajado de la leche - A continuación, tendrás que añadir un fermento de suero para madurar la leche. Una vez hecho esto, añade cuajo para ayudar a cuajar.
  3. Romper la cuajada - Una vez formada la cuajada, córtala en trozos y amásala con sal. Esto ayudará a reducirlos a pequeñas partículas de cuajada. 
  4. Fundir la cuajada - Se añade agua caliente y se mezcla con las partículas de cuajada para fundirlas.
  5. Separar la cuajada y el suero - A medida que la cuajada se derrita, empezará a separarse del suero. Asegúrate de escurrir el exceso de agua. 
  6. Amasar y estirar - Aquí es donde entra en juego el proceso de estiramiento. Empieza a amasar y estirar la cuajada antes de darle forma de bolas de mozzarella. 

Ahí lo tienes. Una vez terminados estos pasos, puedes consumir el queso.

La mozzarella es fácil de hacer y de encontrar y va bien con muchos platos, pero si realmente estás investigando este tema porque buscas un sustituto de la mozzarella, tenemos otro artículo para ti.

A estas alturas, probablemente ya habrás notado un par de diferencias entre el proceso de producción de estos dos tipos de queso. Recuerda que todas ellas también desempeñarán un papel importante más adelante.

Provolone y Mozzarella - Comparación

La mozzarella y el provolone son quesos increíblemente populares. Sin embargo, debes saber que hay diferencias significativas entre ellos que no debes ignorar.

De nuevo, como cocinero casero, todo se reduce a conocer los ingredientes. Así pues, sigue leyendo mientras desglosamos cada una de estas diferencias.  

Proceso de elaboración - Envejecido vs. Fresco

Como se ha mostrado claramente en la sección anterior, la principal diferencia entre estos dos tipos de queso se encuentra en el proceso de producción.

Por ejemplo, fíjate en que el provolone depende de la leche fresca de vaca, mientras que la mozzarella requiere madurar la leche de búfala antes de tiempo. 

Al mismo tiempo, probablemente habrás observado que el provolone se cura durante al menos 3 meses antes de salir al mercado, mientras que la mozzarella no se cura en absoluto. Como se ha dicho en el apartado anterior, la mozzarella suele consumirse fresca.

En pocas palabras, el provolone es conocido como un queso curado, mientras que la mozzarella no lo es. No hace falta decir que muchas de las diferencias que definen a estos dos tipos de queso se derivan de este hecho. 

Perfil de sabor

Ésta es quizá la diferencia más notable entre los dos tipos de queso. El provolone tiene un sabor más agudo y picante que el sabor suave, mantecoso y casi lácteo de la mozzarella.

Ni que decir tiene que el provolone tiene el perfil de sabor más complejo entre los dos, lo cual es un efecto directo del proceso de envejecimiento y curación. 

Por supuesto, esto no da necesariamente ventaja al provolone sobre la mozzarella. Esto se debe a que algunas personas encuentran que sus sabores son bastante abrumadores a veces.

Vida útil

Si alguna vez has comprado mozzarella en el supermercado, probablemente te habrás dado cuenta de que viene envasada en una solución de salmuera.

Esto ayuda a que el queso conserve su humedad y se mantenga fresco. Los quesos frescos como la mozzarella no tienen una vida útil muy larga y deben consumirse rápidamente para evitar que se estropeen. 

En cambio, el provolone puede conservarse durante bastante tiempo. De 2 a 3 semanas, para ser exactos. Mientras tanto, el verdadero queso mozzarella puro sólo puede durar hasta cinco días en el frigorífico. 

Contenido nutricional

Otra diferencia notable entre estos dos tipos de queso es su contenido nutricional. A continuación se presenta una tabla que compara el provolone y la mozzarella desde el punto de vista nutricional. 

Comparación entre mozzarella y provolone*.

MozzarellaProvolone
Calorías336463
Carbohidratos2.5g2.8g
Grasa total25g35.1g
Colesterol88.5mg91.1mg
Sodio702mg1156mg
Proteínas24.8g33.8g

*(por ración de 1 taza)

La diferencia entre ambas es bastante obvia una vez que examinas su contenido nutricional.

Si sigues una dieta específica, esta tabla te resultará seguramente útil, ya que te dice todo lo que necesitas saber sobre estos dos tipos de queso. 

Por ejemplo, si sigues una dieta rica en proteínas, deberías elegir el provolone por su mayor contenido en proteínas. Sin embargo, si intentas reducir tu consumo de sodio, quizá debas optar por la mozzarella. 

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Provolone vs Mozzarella - ¿Cuál es la diferencia? puedes visitar la categoría Diferencias Alimentos.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Solococinar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir