Cómo endurecer las galletas blandas

Cómo endurecer las galletas blandas

Las galletas son muy fáciles de hacer y un placer comerlas. Con una gama de opciones de sabor, todo el mundo tiene una variación de galletas que le gusta más.

La textura de las galletas también es una cuestión de preferencias. A algunas personas les gustan blandas y masticables y otras las disfrutan duras y crujientes.

¿Pero qué pasa si te gustan las galletas crujientes y te salen blandas cada vez que las horneas?

¿Cómo endurecer las galletas blandas? Para endurecer las galletas blandas, tanto si están recién horneadas como si tienen unos días, ponlas en el horno precalentado a 300-50°F y hornéalas unos minutos más. También puedes ajustar tu receta de galletas y elegir la bandeja de horno adecuada para conseguir galletas crujientes en todo momento. 

Quédate con nosotros para saber por qué las galletas salen blandas, cómo guardarlas para mantenerlas crujientes y qué medidas tomar para obtener resultados más crujientes.

Índice

¿Por qué mis galletas son blandas y chiclosas?

A pesar de su sencillez, hay una serie de problemas que puedes encontrar en las galletas. Uno de los problemas más comunes son las galletas demasiado blandas. Por suerte, puedes salvar la situación conociendo unos sencillos trucos.

Mientras que a mucha gente le gustan las galletas blandas y masticables, otros prefieren que estos postres sean más crujientes. 

Hay muchas razones por las que tus galletas pueden tener una textura incorrecta. Antes de intentar arreglar las galletas, es importante entender primero por qué han salido blandas.

Entender el problema en lugar de lanzarte a buscar una solución te ayudará a evitar cometer el mismo error la próxima vez. 

¿Qué hace que las galletas estén demasiado blandas y gomosas? En la mayoría de los casos, el problema está en los ingredientes o en el equipo que utilizas para hornearlas.

Considera la receta 

En su mayor parte, la suavidad de las galletas horneadas viene determinada por la receta y los ingredientes que contiene. 

En primer lugar, la textura de las galletas depende en gran medida de la cantidad de harina que utilices para hacerlas. Cuando se trata de galletas más duras, cuanta más harina, mejor. Eso sí, no te pases de la raya, o estarás crujiendo una galleta con la mandíbula.

En segundo lugar, cuanto más azúcar utilices para hacer las galletas, más blandas serán. Y por último, la masticabilidad y la suavidad de las galletas dependen en parte de la cantidad de grasa que utilices para hacer la masa de galletas. 

Tendrás que reducir la cantidad de ingredientes húmedos que utilices para que tus galletas sigan siendo crujientes. Hablaremos más de ello dentro de un rato.

Si todo lo demás falla, siempre puedes seguir nuestra receta de galletas crujientes de caramelo salado.

Ten en cuenta el equipo 

Aparte de la receta, es importante asegurarse de que el problema de las galletas blandas no reside en el equipo. 

Puede que estés cocinando según tu receta favorita de galletas crujientes, pero de algún modo tus galletas resultan blandas y gomosas de todos modos. Esto puede ser el resultado de que el horno no sea muy potente. 

No utilizar la bandeja de horno adecuada es otra razón por la que las galletas pueden salir más blandas de lo que deberían. 

Cómo endurecer las galletas blandas

Si vas a hornear galletas y quieres asegurarte de que salgan crujientes, hay algunas cosas que puedes hacer.

1. Ajustar la receta 

Como ya se ha dicho, el carácter crujiente de las galletas depende en gran medida de la receta. Para asegurarte de que las galletas queden crujientes, aborda primero la receta.

Esto es lo que puedes hacer para conseguir galletas más crujientes:

  • Reduce los ingredientes que tienen mucha humedad, como la grasa, los huevos, la leche, etc. Puede que tengas que experimentar un poco con las proporciones de tu receta concreta.
  • Añade más harina. Hacer esto es un paso clave que dará a tus galletas una textura más firme. Te recomendamos que utilices harina común y corriente, ya que contiene más proteínas. La proteína ayuda a conseguir una textura más firme.
  • Reduce la cantidad de grasa de la receta en un 25-50%. Además, prueba a utilizar mantequilla en lugar de aceite. Como la mantequilla se funde a menor temperatura, hace que las galletas se extiendan más. Esto hace que las galletas sean más finas y crujientes.
  • Utiliza azúcar blanco en lugar de azúcar moreno. Este último retiene la humedad, lo que hace que las galletas sean más blandas y masticables. 

Hacer algunos ajustes en la receta te ayudará a conseguir galletas más crujientes. Sin embargo, no hagas demasiados cambios, ya que muchas cosas pueden salir mal rápidamente y puedes acabar con galletas de textura y sabor equivocados. 

Después de unos cuantos intentos, seguro que encuentras la receta de galletas perfecta para tus postres crujientes favoritos. 

2. Elige la bandeja de horno adecuada

La bandeja de hornear puede ser la razón por la que tus galletas resulten blandas y gomosas. Si quieres conseguir galletas crujientes, utiliza bandejas de aluminio para hornear. Las bandejas de horno aisladas hacen que las galletas sean más blandas. 

3. Ajusta la temperatura más baja 

Para obtener galletas más crujientes, pon la temperatura del horno más baja que la indicada en las instrucciones de horneado y deja que las galletas se horneen durante un poco más de tiempo. 

Antes de meter las galletas en el horno, asegúrate de precalentarlo. Para obtener galletas crujientes, precalienta el horno a 350°F. 

4. Vuelve a meter las galletas en el horno

Si sacas las galletas del horno y te das cuenta de que no están tan crujientes como querías, vuelve a meterlas en el horno durante unos minutos más.

Deja las galletas en el horno hasta que alcancen el grado de crujiente deseado. Si eliges este método, vigila las galletas, ya que pueden quemarse fácilmente. 

Cómo guardar las galletas para que se mantengan crujientes

Almacenar las galletas adecuadamente es esencial si quieres mantener su textura inicial y ralentizar el proceso de que las galletas se vuelvan rancias o empapadas. 

He aquí cómo guardar las galletas para que se mantengan frescas y crujientes: 

  1. Deja que las galletas se enfríen completamente antes de pasarlas a otro recipiente. Aunque hayas horneado las galletas más crujientes, se empaparán si las cubres o las apilas unas encima de otras mientras están calientes. 
  2. Pon las galletas en un recipiente con tapa hermética. 
  3. Si has horneado galletas de distintos sabores, guárdalas en recipientes separados. Las galletas hechas con ingredientes como el jengibre o la canela transferirán su aroma a otras galletas.
  4. Para evitar que las galletas se empapen, pon un trozo de pan blanco en el recipiente. El pan absorberá la humedad que, de otro modo, haría que las galletas estuvieran blandas.
  5. Guarda las galletas a temperatura ambiente. Mantén el recipiente alejado de fuentes de calor y de la luz solar directa. Las galletas almacenadas a temperatura ambiente tienen una vida útil de hasta 14 días. Si quieres que duren más, guarda el recipiente con las galletas en el frigorífico o en el congelador. El frigorífico prolonga la vida útil de las galletas hasta 21 días. El congelador, en cambio, hace que las galletas duren hasta 2 meses. 

Cuando guardes las galletas en el congelador, asegúrate de mantener el recipiente bien cerrado y envuelto. Así evitarás que las galletas se sequen y absorban olores. 

Cómo hacer crujientes las galletas blandas sobrantes

Para que las galletas blandas sobrantes queden crujientes, basta con meterlas en el horno durante unos minutos. 

Si te gusta la repostería, seguro que sabes lo que es un biscotti. En pocas palabras, el biscotti es una galleta horneada dos veces. Puedes volver a hornear las galletas que te han sobrado, inspirándote en estos productos de repostería italianos.

A continuación, te explicamos cómo transformar tus galletas sobrantes, masticables y blandas, en postres rápidos en cuestión de minutos.

  1. Precalienta el horno a 300 °F. 
  2. Coloca las galletas en una bandeja para hornear.
  3. Mete las galletas en el horno y hornéalas durante 10-15 minutos. El calor eliminará la humedad de las galletas, haciéndolas crujientes de nuevo. 
  4. Deja que las galletas se enfríen y guárdalas en un recipiente hermético. 

¡Ya está! Ya puedes volver a disfrutar de tus galletas crujientes.

Bono: Corteza de pastel de galletas sobrantes

Otra cosa que puedes hacer con las galletas blandas sobrantes es convertirlas en una masa para tartas.

Sigue estos pasos para conseguir una deliciosa corteza de tarta hecha con las galletas sobrantes:

  1. Pon las galletas en una batidora o en un robot de cocina. 
  2. Convierte las galletas en migas finas utilizando la función de pulso.
  3. Si las galletas están tan blandas que no se convierten en migas, hornéalas durante 15 minutos en el horno precalentado a 200°F. De este modo, las galletas quedarán más crujientes y será más fácil convertirlas en migas finas.
  4. Combina las migas con la mantequilla derretida. Añade unas 3 cucharadas de mantequilla derretida por cada taza de migas de galleta. 
  5. Mezcla para que la mantequilla se reparta uniformemente por las migas. 
  6. Pasa la mezcla a tu molde para tartas. Extiéndela uniformemente en el molde, empujando la mezcla contra las paredes del molde. 
  7. Rellena la masa con tus rellenos favoritos. 

Si hacer una corteza de tarta con las galletas sobrantes te parece demasiado complicado, puedes convertir las galletas sobrantes en una abundante cobertura de helado.

Para ello, sólo tienes que poner las galletas en una batidora o procesador de alimentos y pulsar hasta conseguir la textura deseada y espolvorearlas sobre el helado.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo endurecer las galletas blandas puedes visitar la categoría Recalentar.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Solococinar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir