¿Se puede congelar la cazuela de judías verdes? - La mejor manera

¿Se puede congelar la cazuela de judías verdes?

¿Tienes una guarnición favorita de la que tu familia parece no cansarse nunca? La cazuela de judías verdes es uno de esos platos en muchos hogares. Aunque algunas personas sólo lo disfrutan en las grandes reuniones familiares (como Acción de Gracias) o en las cenas de amigos, esta cazuela puede hacerse y compartirse en cualquier momento. 

La cazuela de judías verdes es un plato clásico. Es muy fácil de hacer y está delicioso. Puedes combinarla con muchas cosas diferentes y puedes mezclar cómo la haces y añadirle cosas diferentes según tus preferencias y gustos personales. ¡Es tan versátil! 

Un poco de guiso da para mucho.

¿Pero se puede congelar la cazuela de judías verdes? La cazuela de judías verdes se congela mejor sin la cobertura de cebolla crujiente, pero puedes congelarla igualmente si ésta ya forma parte del plato. Es bastante sencillo de hacer y se congela bien y se recalienta fácilmente. 

En esta guía, te explicaremos el método adecuado para congelar una cazuela de judías verdes. Puedes hacerla con antelación y congelarla o puedes congelar las sobras. También compartiremos algunos consejos e información relacionados con la cazuela de judías verdes. 

Sigue leyendo para saberlo todo sobre la congelación de la cazuela de judías verdes y mucho más. 

Índice

Guía de la cazuela de judías verdes: cómo congelarlas 

La cazuela de judías verdes se explica por sí misma. Si nunca la has probado, te estás perdiendo algo. Es la mezcla perfecta de sabores y crujidos, e incluso lleva verduras. 

El concepto inicial de la cazuela de judías verdes es sencillo. Tradicionalmente se hacía con judías verdes, crema de champiñones y cebollas fritas. Desde el plato tradicional, hay muchas recetas que lo han adaptado a sus gustos, ¡lo cual es genial!

Ahora puedes encontrarlo hecho con queso. Puedes encontrar recetas que añaden leche a la crema de champiñones. También puedes encontrar recetas que optan por utilizar crema de pollo o crema de apio en su lugar. Y luego están los que hacen su propia crema de champiñones o mejoran el plato con otras verduras y aditivos. 

Realmente, puedes hacer casi todo lo que quieras con el plato. 

Cómo se hace la cazuela de judías verdes

Para darte una idea de con qué estamos trabajando a medida que avanzamos en el proceso de congelación, es pertinente que hablemos de cómo se hace la cazuela de judías verdes. 

Vamos a compartir contigo una receta sencilla. Será para la cazuela de judías verdes tradicional, pero ten en cuenta que es simplemente a modo de referencia. 

  1. Para esta receta necesitarás leche, crema de champiñones, judías verdes, sal y pimienta, y cebollas fritas. 
  2. Empieza por mezclar la sopa, la leche y los condimentos en un bol. 
  3. Vierte las judías verdes escurridas en una cazuela. 
  4. Vierte la mezcla de salsa sobre las judías y remueve todo bien. Puedes mezclar unas cuantas cebollas fritas en esta parte de la cazuela, pero no cubras la cazuela todavía. 
  5. Hornea la mezcla de la cazuela durante 25 minutos a 350 grados. 
  6. Remueve la mezcla cocida y pon una capa de cebollas fritas por encima. Añade tantas o tan pocas como quieras. 
  7. Hornea otros 5-10 minutos. 

Esto es para hacer la cazuela de judías verdes fresca. Si piensas hacerla con antelación y congelarla para más tarde, te recomendamos que no pongas las cebollas fritas hasta que vayas a hornearla para servirla. Esto te ahorrará algunas molestias a la hora de conservarlas y no tener que preocuparte de que se empapen. 

Sin embargo, no te preocupes, si sólo te quedan sobras, puedes congelar la cazuela de judías verdes. 

Usos de las sobras de la cazuela de judías verdes

Si necesitas algunas opciones para intentar aprovechar esa cazuela de judías verdes, tenemos algunas ideas estupendas para ti. Hay muchas cosas que puedes hacer con la cazuela de judías verdes que la mezclarán. Por supuesto, está muy bien en su estado original, pero a veces necesitas un pequeño cambio. 

Aquí tienes varias ideas. 

  • Cazuela
  • Sopa
  • Pasta de judías verdes a la cazuela
  • Convertir en un picadillo de huevos
  • Champiñones rellenos
  • Cazuela de judías verdes con queso

Éstas son sólo algunas ideas de cosas sencillas que puedes hacer con las judías verdes que te sobren. A veces nos cansamos de lo mismo y necesitamos una buena forma de cambiarlo. Hay montones de recetas para incorporar tus sobras a otro plato y darle un sabor totalmente nuevo. 

Cómo congelar la cazuela de judías verdes

Hay dos enfoques diferentes a considerar cuando se trata de congelar la cazuela de judías verdes.

  1. Puedes preparar la cazuela con antelación y congelarla y luego simplemente meterla en el horno para que se cocine antes de servirla. 
  2. O bien, puedes hornear la cazuela de judías verdes y lidiar con la congelación de las sobras. La diferencia entre ambas es cuándo debes congelarla.
    Hay algunas variaciones en el proceso según el que utilices, así que cubriremos ambos en detalle. 

Congelar la cazuela de judías verdes sin cocinar

Congelar la cazuela de judías verdes como plato para preparar antes de tiempo es, en realidad, la mejor manera de congelarla. Es muy sencillo porque, literalmente, sólo tienes que juntar los ingredientes, envolverlos y sellarlos. 

Cuando estés lista para cocinarla, sólo tienes que llevarla directamente del congelador al horno y ponerla a calentar. ¡Es muy fácil!

Estos son los pasos para congelar la cazuela de judías verdes antes de cocinarla. 

  1. Si cocinas con judías frescas, tendrás que adelantarte a cocinarlas y prepararlas. Cuece las judías y prepara la mezcla de la sopa también sobrecalentada. Si utilizas judías verdes de lata, puedes preparar la mezcla sin cocinarla. 
  2. Vierte la mezcla de las judías verdes en una cazuela que sea apta para el horno y para el congelador. Si has calentado algo, asegúrate de dejarlo enfriar a temperatura ambiente antes de completar el resto del proceso. 
  3. Envuelve la sartén con papel de plástico. 
  4. Sella la sartén con papel de aluminio sobre el envoltorio de plástico. 
  5. Etiqueta y pon la fecha en el papel de aluminio. 
  6. Puedes congelar la cazuela de judías verdes preparada hasta 6 meses. 

Una vez que hayas congelado la cazuela, es muy fácil trabajar con ella. Simplemente la sacas del congelador y le quitas el papel de aluminio y el envoltorio de plástico.

 Tarda un poco más en cocinarse al estar congelado, pero puedes hornearlo a 350 durante aproximadamente 45 minutos. A continuación, añade las cebollas fritas en la parte superior y cocina otros 20 minutos hasta alcanzar la perfección dorada y burbujeante. 

Congelar la cazuela de judías verdes cocidas (sobrantes)

El proceso es ligeramente diferente para congelar la cazuela de judías verdes ya cocinada. Para empezar, no tienes la opción de congelar la cazuela sin las cebollas fritas porque ya has cocinado la cazuela con ellas dentro y encima. 

Algunos dirán que congelar los restos de la cazuela de judías verdes no es una buena idea. Corres el riesgo de que las cebollas fritas se empapen un poco, pero te prometemos que no arruina el plato. Puedes congelarlo con éxito. 

Aquí te decimos cómo. 

  1. Deja que la cazuela cocida se enfríe a temperatura ambiente. 
  2. Retira algunas de las coberturas de cebolla si puedes hacerlo sin destruir la cazuela. Deberían rasparse con bastante facilidad. 
  3. Cubre la cazuela apta para el horno con papel de plástico. 
  4. Envuelve bien con papel de aluminio para que la cazuela y el contenido queden bien sellados. 
  5. Etiqueta, pon la fecha y mételo en el congelador. 
  6. Puedes guardar la cazuela de judías verdes cocidas en el congelador durante unos 6 meses. 

Cuando estés listo para usar la cazuela de judías verdes, la tratarás de forma muy parecida a lo que indicamos anteriormente para una cazuela sin cocinar. Puedes refrescarla con nuevas cebollas fritas cuando esté casi terminada de calentar. 

Incluso si no has quitado las cebollas originales, te recomendamos que añadas algunas frescas para darle un nuevo aire. 

Preguntas relacionadas

Esperamos que esta guía para congelar la cazuela de judías verdes te haya resultado un recurso satisfactorio para recorrer el proceso. 

Te invitamos a echar un vistazo a la siguiente sección de preguntas y respuestas para obtener información adicional. 

¿Qué se utiliza para hacer sopa de crema desde cero?

Si prefieres hacerla tú mismo en lugar de comprar la lata, necesitarías champiñones, caldo, mantequilla, leche, maicena y nata espesa.

Se trata de un proceso de cocción conjunta en el fuego. 

¿Qué pasa si la cazuela está pastosa?

Si tu cazuela parece estar pastosa, ¡puedes arreglarla!

Probablemente sea un indicio de que has puesto demasiada leche. La mayoría de las veces, puedes arreglarlo añadiendo un poco de maicena o harina y mezclándolo bien. 

¿Puedes sustituir la crema de champiñones?

Si no te gusta la crema de champiñones, puedes utilizar otra forma de sopa de crema.

No es raro sustituirla por crema de pollo o crema de apio como alternativa. O puedes hacer tu propia crema y omitir las setas. 

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Se puede congelar la cazuela de judías verdes? - La mejor manera puedes visitar la categoría Congelar.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Solococinar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir