Moho en la mantequilla - ¿Cuál es la causa y qué hacer?

Moho en la mantequilla - ¿Cuál es la causa y qué hacer?

Suave, rica y absolutamente indulgente, la mantequilla es un alimento básico para muchas familias. No hay nada como el sabor de la auténtica mantequilla, tanto si la utilizas para hornear como para untar generosamente las doradas rebanadas de pan tostado.

Pero si encuentras moho en la mantequilla, ¿qué debes hacer? Las principales causas del moho en la mantequilla son la contaminación, el calor y la exposición al aire. La mantequilla que se ha enmohecido no debe comerse, ya que puede contener toxinas nocivas. La mejor manera de conservar la mantequilla fresca y sin moho es mantenerla refrigerada en un recipiente hermético.

¿Quieres mantener tu mantequilla fresca y deliciosa? ¡Tenemos todas las respuestas y más para ti! Veremos qué hacer con la mantequilla mohosa y te daremos algunos consejos sobre la mejor forma de almacenar este capricho lácteo.

Índice

¿Qué es la mantequilla?

Rica, suave y sabrosa: ¡no hay mucha gente que no disfrute de la profundidad de sabor que la mantequilla añade a su dieta!

La mantequilla es un producto lácteo que tiene muchos usos y es popular como ingrediente de repostería. Se utiliza casi siempre en los bocadillos y en las tostadas, y añade un rico sabor a las salsas y a las sartenes.

Pero, ¿qué es exactamente la mantequilla? Si nunca has probado a hacer mantequilla por ti mismo, te preguntarás qué milagros se producen para crear este delicioso bloque de productos lácteos.

El ingrediente básico de la mantequilla es la parte cremosa de la leche. La mantequilla se hace normalmente con la nata de la leche de vaca, pero en algunos países se puede utilizar la leche de oveja, cabra, búfala e incluso de yak para hacer mantequilla.

¿Cómo se hace la mantequilla?

Cuando ves un cartón de nata en tu frigorífico, puede ser difícil imaginar cómo se puede convertir en mantequilla. Pero aquí es donde ocurre la magia… ¡la emulsión!

La emulsificación es el proceso de suspender la grasa en el agua, convirtiendo dos ingredientes que normalmente no se mezclan en una mezcla suave. En la mantequilla, las proteínas de la leche actúan como emulsionantes, mezclando la grasa butírica de la nata con la parte líquida.

Esto se hace mediante un proceso llamado batido; tradicionalmente se hacía a mano, pero los métodos modernos utilizan máquinas. El batido significa que la nata se mezcla enérgicamente, haciendo que los glóbulos de grasa se rompan y se unan. Estos forman grupos de grasa, con líquido atrapado en su interior. 

Al final, se obtienen grumos lisos de mantequilla, que flotan en un líquido lechoso poco espeso. Este líquido se llama suero de leche y es un subproducto útil de la mantequilla. El suero de leche se escurre y los sólidos se transforman en una firme pala de mantequilla.

Almacenamiento de la mantequilla

La mantequilla es bastante inusual, ya que a diferencia de otros productos lácteos, su textura cambia según la temperatura.

Cuando se enfría, la mantequilla es un sólido, y cuando se calienta se convierte en un líquido. A temperatura ambiente, la mantequilla es un semisólido, ¡el estado perfecto para untar nuestra tostada!

Con los productos lácteos, todos estamos acostumbrados a ser muy cautelosos cuando se trata de almacenarlos. La mayoría de los productos lácteos deben mantenerse siempre fríos, pues de lo contrario se deterioran muy rápidamente. Entonces, ¿por qué la mantequilla es tan diferente?

Todo se reduce al alto contenido en grasa y al bajo contenido en agua de la mantequilla. Esto inhibe el crecimiento del moho, incluso a temperatura ambiente. Sin embargo, la mantequilla puede enmohecerse en las condiciones adecuadas.

¿Qué causa el moho en la mantequilla?

La mantequilla es un producto lácteo relativamente estable y normalmente tiene una larga vida útil. A diferencia de otros productos lácteos, como el yogur, la mantequilla no se enmohece fácilmente.

De hecho, puede conservarse en el frigorífico hasta tres meses, ¡incluso después de haberla abierto! Sin embargo, la mantequilla puede enmohecerse, y hay algunas razones por las que esto puede ocurrir.

1. Contaminación

El principal culpable en muchos hogares es el uso de utensilios contaminados. Y sí, todos sabemos cómo ocurre, ¡y muchos de nosotros somos culpables de ello!

Cuando preparas una tanda de sándwiches para la familia, a veces parece más fácil utilizar el mismo cuchillo para todo. Así que untas una ronda de pan, untas la mantequilla de cacahuete o la mermelada, y luego pasas a untar la siguiente ronda de pan.

Y ahora tu mantequilla está contaminada con diminutas partículas de lo que sea que hayas rellenado en tus sándwiches - ¡ups!

Incluso si limpias el cuchillo cuando cambias de relleno de sándwich, la contaminación seguirá produciéndose. E incluso si sólo estás untando con mantequilla el pan o las tostadas, ¡las migas acabarán inevitablemente en la mantequilla!

2. El calor

La exposición al calor aumenta enormemente la probabilidad de que tu mantequilla se enmohezca. La primera razón es que el calor favorece el crecimiento del moho, permitiendo que se extienda y crezca más rápidamente.

En segundo lugar, cuando la mantequilla está caliente, se vuelve más blanda. Esto permite que el moho penetre más profundamente en la propia mantequilla.

3. Aire

Para que las partículas de moho contaminen tu mantequilla, normalmente viajan por el aire. La mantequilla que no se guarda en un recipiente hermético tiene muchas más posibilidades de enmohecerse.

El aire también provoca otro problema: la oxidación. Se trata de un proceso natural por el que los alimentos se deterioran cuando se exponen al aire. Esto hace que tu mantequilla se vuelva rancia e insípida.

4. Sal

En la tienda de comestibles, verás dos tipos de mantequilla: con y sin sal. La sal es un excelente conservante e inhibe el crecimiento del moho en la mantequilla.

La mantequilla sin sal es mucho más propensa a enmohecerse, sobre todo si se almacena a temperatura ambiente.

¿Cómo saber si la mantequilla se ha estropeado?

Para comprobar si tu mantequilla es segura para el consumo, tendrás que realizar una inspección minuciosa de las siguientes zonas

1. Aspecto

Observa la superficie de la mantequilla: ¿puedes ver algún pelo fino de moho desarrollándose? El moho extendido será más evidente, creando un aspecto peludo en la mantequilla.

Comprueba también el color de la mantequilla. Busca la decoloración: la mantequilla fresca debe tener un color amarillo claro y uniforme. Cualquier cambio puede significar que tu mantequilla se ha vuelto rancia.

2. Huele

Huele bien la mantequilla: ¿huele dulce y a leche? La leche que se ha enmohecido tendrá un olor característico a humedad. La mantequilla rancia tendrá un olor agrio y desagradable.

3. Prueba

Prueba la mantequilla sólo si ha superado las pruebas de aspecto y olor. La mantequilla mohosa y rancia será extremadamente desagradable, con un sabor agrio y ácido.

¿Es seguro comer mantequilla mohosa?

Por desgracia, si ves moho en la mantequilla, ya no se considera segura para comer.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) ha clasificado la mantequilla con moho como insegura para su consumo. No sólo corres el riesgo de intoxicación alimentaria y botulismo, sino que las toxinas dañarán tu sistema inmunitario.

Esto es especialmente preocupante en el caso de la mantequilla blanda, sobre todo la que se almacena a temperatura ambiente. La consistencia más blanda permite que el moho penetre más profundamente en la mantequilla, esparciendo las toxinas por el camino.

Mantequilla ligeramente mohosa: ¿puedo cortarla y comerme el resto?

Así que has abierto tu mantequera y hay una fina capa de moho en una zona. ¡Qué decepción, sobre todo si tienes planeado un día intenso de cocina! ¿Pero puedes cortar el moho y comerte el resto?

El consejo oficial de la FDA es que toda la mantequilla que tenga moho debe desecharse, ya que representa una amenaza para la salud humana.

Sin embargo, muchas personas te dirán que cortarían la parte enmohecida y se comerían el resto de todos modos, así que ¿es seguro hacerlo?

Obviamente, te aconsejamos encarecidamente que te ciñas a las directrices de la FDA: ¡estos tipos saben muy bien de lo que hablan cuando se trata de seguridad alimentaria!

Pero si tienes la tentación de intentar rescatar tu mantequilla mohosa, queremos asegurarnos de que lo haces de la forma más segura posible.

Cosas a tener en cuenta al cortar el moho de la mantequilla:

  • Nunca lo hagas con mantequilla que se haya dejado a temperatura ambiente. Las temperaturas más cálidas habrán ablandado la mantequilla y habrán permitido que el moho y las toxinas penetren más profundamente de lo que cabría esperar. Recorta sólo el moho de la mantequilla que se ha mantenido refrigerada o congelada.
  • Saca la mantequilla de su envase o recipiente antes de intentar recortar el moho. El envase existente debe desecharse, y los recipientes utilizados deben lavarse a fondo.
  • Sé generoso al recortar la mantequilla. Debes dejar un amplio margen entre el molde y la parte que vas a consumir.
  • Utiliza un cuchillo limpio y afilado y una superficie de trabajo limpia.
  • Cuando hayas terminado de limpiar el molde de tu mantequilla, pásala a un recipiente limpio y hermético y guárdala en el frigorífico.
  • Utiliza la mantequilla lo antes posible: es poco probable que hayas eliminado todas las esporas del moho, ¡y se extenderá rápidamente por la mantequilla restante!

¿Debo preocuparme si he comido accidentalmente mantequilla mohosa?

Si has comido accidentalmente mantequilla con moho, ¡no te asustes! Es muy poco probable que la mantequilla mohosa provoque una intoxicación alimentaria, sobre todo porque la mantequilla se come normalmente en cantidades muy pequeñas.

Sin embargo, comer mantequilla enmohecida tiene sus riesgos, por lo que la FDA lo desaconseja. Los mohos liberan sustancias tóxicas, conocidas como micotoxinas. Éstas pueden provocar reacciones alérgicas y problemas respiratorios.

La mantequilla con moho también es muy probable que esté rancia, lo que significa que se ha echado a perder por completo. Además de tener un sabor desagradable, la mantequilla rancia estropeará cualquier receta si intentas cocinar con ella.

¿Puedo hornear con mantequilla enmohecida?

Hornear con mantequilla enmohecida es tan peligroso como comerla cruda. Esto se debe a que el proceso de horneado matará los mohos de la mantequilla, pero no eliminará las micotoxinas.

Estas sustancias tóxicas permanecerán en la mantequilla, incluso si se calienta o se hornea.

Cómo evitar el moho en la mantequilla

Para entender cómo prevenir el moho en la mantequilla, tenemos que volver a examinar las causas del moho.

1. Contaminación

Evita contaminar tu mantequilla con otros alimentos, ya que ésta es la principal causa de la mantequilla mohosa. Utiliza un cuchillo para mantequilla distinto, y asegúrate de limpiarlo regularmente. Cualquier migaja o contaminación de tu mantequilla debe ser eliminada cuidadosamente.

2. Calienta

La mantequilla que se mantiene refrigerada tiene muchas menos probabilidades de enmohecerse. Mantener la mantequilla en el frigorífico es la solución obvia, pero esto puede hacer que la mantequilla se endurezca y sea difícil de extender.

Si prefieres mantener la mantequilla a temperatura ambiente, evita la luz solar directa y las zonas más cálidas de la cocina.

3. Aire

La mantequilla debe conservarse siempre en un recipiente hermético. Si utilizas una mantequera, asegúrate de que tiene un cierre hermético en los bordes. La mantequilla suele venir envuelta en papel, que no es adecuado para su almacenamiento a largo plazo.

4. Sal

La mantequilla salada tiene muchas menos probabilidades de enmohecerse, sobre todo si quieres conservarla a temperatura ambiente. La mayoría de la gente guarda la mantequilla salada a temperatura ambiente para los bocadillos, y la mantequilla sin sal en el frigorífico para hornear.

Preguntas relacionadas

¿Se puede congelar la mantequilla?

Congelar la mantequilla es una buena manera de prolongar la vida útil de este versátil producto lácteo.

Una vez congelada y descongelada, el sabor y la textura de la mantequilla cambian muy poco. Y si aún no conocías este gran consejo de cocina, ¡la mantequilla congelada hace una masa de repostería perfecta cuando se ralla en la harina!

La mantequilla debe protegerse del aire cuando se congela; la mejor manera de hacerlo es mantenerla en su envase original, envuelta en una capa extra de papel de aluminio o en papel de congelación.

También puedes cortar la mantequilla en porciones más pequeñas y congelarla en un recipiente hermético.

La mantequilla salada puede conservarse hasta nueve meses en el congelador. La mantequilla sin sal se conserva hasta cinco meses en el congelador.

¿Cuál es la mejor manera de ablandar la mantequilla dura para los bocadillos?

Todos conocemos esa horrible sensación cuando te apresuras a hacer sándwiches por la mañana y te das cuenta de que has olvidado sacar la mantequilla de la nevera la noche anterior.

Pero en lugar de romper el pan en pedazos con la mantequilla sólida, hay algunas formas rápidas y fáciles de ablandar la mantequilla.

El mejor método para ablandar la mantequilla para los sándwiches es cortar la cantidad de mantequilla que necesites del bloque principal de mantequilla.

Córtala en trozos más pequeños y aplástalos con un tenedor. Deja la mantequilla machacada en un lugar cálido durante 5-10 minutos y debería ser mucho más fácil de untar.

Como alternativa, si tienes prisa, puedes utilizar el microondas para ablandar la mantequilla. Ten cuidado con este método, ya que el microondas convertirá rápidamente en líquido incluso la mantequilla más dura.

Te sugerimos que utilices un ajuste bajo-medio en ráfagas de 10 segundos cada vez hasta que la mantequilla tenga la consistencia deseada.

¿Cómo se guarda la mantequilla a temperatura ambiente?

Muchos de nosotros mantenemos la mantequilla a temperatura ambiente en todo momento, sin efectos adversos. Sin embargo, lo más probable es que esto se deba a que consumimos un bloque de mantequilla muy rápidamente.

Las autoridades alimentarias aconsejan guardar a temperatura ambiente sólo la cantidad de mantequilla que vayas a consumir en uno o dos días. El resto debe guardarse en el frigorífico.

La mejor manera de guardar la mantequilla a temperatura ambiente es en un recipiente oscuro con tapa, que no permita el acceso de la luz o el aire a la mantequilla. Mantén este recipiente en una zona con una temperatura ambiente constante, lejos del calor y de la luz solar directa.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Moho en la mantequilla - ¿Cuál es la causa y qué hacer? puedes visitar la categoría Almacenar.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Solococinar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir