Cómo mantener crujiente el pollo frito

Cómo mantener crujiente el pollo frito

La comida frita crujiente es, sin duda, uno de los mejores inventos culinarios de la historia. Hay toneladas de empresas multimillonarias creadas en torno al pollo frito crujiente por una razón.

Es jugoso y suculento por dentro y extraordinariamente crujiente por fuera: ¡para morirse!

Pero aquí es donde la realidad golpea y golpea con fuerza: el pollo no tan crujiente, blando y húmedo. Es lo peor y, por desgracia, inevitable.

Sin embargo, también hay buenas noticias. Ya sea pollo frito hecho en casa, comprado en la tienda o congelado, puedes mantenerlo crujiente fácilmente e incluso volver a crujir los trozos sobrantes.

Pero, ¿cómo se mantiene crujiente el pollo frito? Para mantener crujientes los trozos de pollo frito después de haberlos hecho, guárdalos en un horno a fuego lento hasta que los necesites. Si quieres recalentar los trozos de pollo frito que te han sobrado, simplemente los recalientas en un horno a alta temperatura. Esto permite que el recubrimiento quede crujiente mientras el pollo se calienta.

En este artículo repleto de información, veremos todas las formas diferentes de mantener el pollo frito crujiente, así como la forma de hacer que el pollo sobrante vuelva a estar crujiente. Profundizaremos en qué método se utiliza, y veremos los pros y los contras de cada uno.

Índice

Pollo crujiente

Como habrás notado, nos encanta el pollo crujiente. Hacerlo requiere proporciones perfectamente equilibradas de ingredientes, la mejor aplicación posible de la técnica, y freír el pollo a temperaturas precisas durante un tiempo muy concreto.

Pero después de todo ese esfuerzo, es probable que tu pollo sólo se mantenga crujiente durante una hora más o menos, ¡si tienes suerte! Afortunadamente, a lo largo de los años hemos experimentado mucho con el pollo frito, y hoy compartiremos contigo las técnicas que hemos aprendido.

Pero, antes de entrar en la técnica, es importante saber primero con qué estás trabajando y cómo afectará al método que elijas.

El primer factor que debes tener en cuenta es el tipo de pollo que intentas volver a freír. El pollo frito puede ser casero (es decir, hecho desde cero), pollo frito congelado o pollo frito comprado en la tienda (de una franquicia de comida rápida).

Cada uno de ellos tiene características diferentes y, por tanto, requerirá técnicas distintas para mantenerlo crujiente. Incluso dentro de cada categoría, cada marca, franquicia y receta tienen elementos diferentes que pueden afectar de algún modo al método que elijas.

Si una técnica no funciona para una marca específica de pollo frito congelado que utilizas, recuérdala y prueba un nuevo método la próxima vez.

El segundo factor a tener en cuenta es cuando intentas revivir el pollo frito; puede ser que quieras mantener el pollo crujiente durante un par de horas antes de comerlo, o que quieras volver a crujir el pollo frito sobrante.

Recalentar el pollo sobrante y dejarlo crujiente es una historia totalmente diferente a la de mantener el pollo frito crujiente durante una o dos horas.

¿Qué hace que el pollo frito quede crujiente? 

Cuando se observa el método utilizado para hacer el pollo frito, se trata siempre de los mismos pasos básicos con ligeras variaciones en las proporciones y la técnica.

Primero se limpia la pieza de pollo y, a menudo, se lava para eliminar cualquier impureza o sabor extraño. Este paso no es necesario y mucha gente se lo salta, es simplemente una precaución.

A continuación, los trozos de pollo se rebozan individualmente en harina sazonada, luego en una mezcla de huevo y, por último, en pan rallado sazonado. Hay una gran variedad de ingredientes que pueden sustituirlos, pero el método siempre es el mismo.

A menudo, cada trozo se recubre dos veces para conseguir un mejor recubrimiento y, en última instancia, un trozo más crujiente.

Una vez recubiertas las piezas, muchas recetas requieren que reposen en el frigorífico para ayudar a que el recubrimiento sea más firme. Esto depende totalmente de la receta y de los ingredientes específicos.

Finalmente, el pollo se fríe en aceite caliente, normalmente entre 320-360°F (160-180°C). Hay dos razones por las que los alimentos quedan crujientes una vez fritos.

La primera es el propio método utilizado. Freír los alimentos en aceite muy caliente elimina la humedad de los mismos, creando un producto seco y crujiente. Esto es lo que ocurre cuando tu comida chisporrotea en la freidora: es agua que se escapa del ingrediente y reacciona con el aceite.

El segundo factor que hace que los alimentos queden crujientes son los ingredientes utilizados, en este caso, la mezcla de huevos. ¿Alguna vez has frito un huevo y los bordes han quedado un poco crujientes? Esto es exactamente lo que ocurre también aquí.

Es la humedad del huevo la que se elimina durante la fritura, y por eso la capa está crujiente mientras el pollo sigue estando blando y jugoso.

¿Quién iba a pensar que el pollo frito es tan técnico?

¿Por qué pierde su crujiente?

Así pues, si al freír los alimentos se elimina la humedad para crear una corteza crujiente, es muy obvio que al añadir humedad se perderá ese carácter crujiente.

Claro, no es que estés rociando tu pollo crujiente frito con agua, ¡pero la humedad está en todas partes! A temperatura ambiente, el pollo crujiente absorbe la humedad del aire y se empapa. 

Un frigorífico utiliza un sistema de refrigeración por líquido para ayudar a enfriar los alimentos, así que, naturalmente, el pollo frito también absorbe la humedad allí.

Así que la mejor manera de mantener el pollo crujiente es mantenerlo constantemente alejado de la humedad, pero ¿cómo hacerlo?

Cómo mantener crujiente el pollo frito recién hecho

Empecemos con el pollo frito recién hecho en casa. El pollo frito hecho en casa es un proceso bastante largo y sucio, por lo que la mayoría de las veces la gente prefiere prepararlo con antelación, dejando tiempo para la limpieza y otras tareas antes de sentarse a disfrutar de la comida.

En cuanto el pollo frito sale de la freidora, empieza a absorber la humedad de la carne del pollo y del aire circundante.

Estos métodos funcionan mejor con el pollo hecho en casa e incluso con el pollo congelado, pero no con el pollo prefabricado. El pollo prefabricado ya ha estado fuera durante mucho tiempo antes de que lo hayas comprado, así que una vez que lo han sacado de sus calentadores u hornos, aplicar estos métodos no le ayudará mucho.

Método 1: Mantener el pollo frito fresco crujiente durante una hora

Este método es perfecto si acabas de cocinar y quieres mantener tus piezas crujientes antes de servirlas, o si quieres asegurarte de que tus segundas raciones seguirán en buen estado antes de volver a por más.

Para mantener el pollo frito fresco y crujiente durante una hora, sigue estos pasos mientras terminas de cocinarlo:

  1. Coloca una rejilla de alambre sobre una bandeja de horno o de asar.
  2. Cuando hayas terminado de freír una pieza o tanda de pollo, sácalas de la freidora y colócalas en la rejilla. Asegúrate de que las piezas no se tocan.
  3. Continúa este proceso hasta que todo el pollo esté frito.
  4. Mantén la bandeja en un lugar fresco y seco, lejos de corrientes de aire o de la luz solar directa. Ambos acelerarán el proceso de absorción de la humedad. Un horno o microondas que no se haya utilizado para cocinar es perfecto.

La razón por la que el "método de la toalla de papel" no funciona, es porque el pollo se asienta en el aceite y se vuelve a empapar. Este es un gran método que drena el exceso de aceite del pollo y lo mantiene alejado de los líquidos y, por tanto, lo mantiene crujiente.

Ventajas:

  • Esto funciona increíblemente bien cuando tienes que freír una gran tanda de pollo. Cuando salgan los primeros trozos, es probable que permanezcan un par de minutos, incluso hasta una hora. Este método ayuda a mantener esos trozos crujientes mientras sigues preparándolos.
  • Este método no requiere trabajo ni preparación adicional. Sólo tienes que freír y apartar el pollo en la bandeja.
  • Este método tampoco requiere un equipo especial y no te costará dinero (como ocurre con la sustitución del papel de cocina).

Contras:

  • No puedes utilizar este método para mantener el pollo frito crujiente durante mucho tiempo. Cualquier cosa que supere los 45 minutos o 1 hora hará que tu pollo se enfríe, absorba humedad y se vuelva empapado.

En definitiva, este método es mejor cuando necesitas algo sencillo para mantener el pollo crujiente justo antes de comer o mientras comes.

Método 2: Mantener el pollo frito crujiente durante un par de horas

¿Y si quieres un método para mantener tu pollo frito crujiente durante un tiempo, como durante una fiesta o una gran reunión familiar?

El primer método es útil para una noche normal, pero a veces quieres algo de lo que no tengas que preocuparte durante un par de horas.

Para mantener tu pollo frito fresco y crujiente durante un par de horas, sigue estos pasos:

  1. Pon el horno a 200°F (100°C).
  2. Coloca una rejilla de alambre sobre una bandeja de horno o una bandeja para asar.
  3. Cuando hayas terminado de freír una pieza o tanda de pollo, sácala de la freidora y colócala en la rejilla. Asegúrate de que las piezas no se tocan. Continúa este proceso hasta que todo el pollo esté frito.
  4. Una vez que hayas terminado de freír, coloca la bandeja y la rejilla de alambre dentro del horno a fuego lento. Puedes mantener el pollo dentro durante al menos 2 horas antes de que empiece a secarse la carne del pollo.
  5. Si crees que tu horno está demasiado caliente, puedes bajar la temperatura, pero no demasiado, ya que la humedad debe seguir evaporándose constantemente.

Ventajas:

  • Este método funciona muy bien, ya que sigue utilizando el método 1 para evitar que el pollo quede empapado, en el que el pollo se escurre sobre una rejilla de alambre, no sobre toallas de papel.
  • El uso del horno a baja temperatura ayuda a eliminar la humedad del pollo y es un método muy fácil y que no da trabajo.
  • El pollo puede mantenerse en el horno, súper crujiente, durante un par de horas mientras esperas a que lleguen los invitados o tienes que hacer algunos recados.

Contras:

  • Este método requiere que el horno esté encendido todo el tiempo, lo que consume mucha electricidad, es decir, dinero.
  • No funciona con las sobras de pollo.

Método 3: Revivir el pollo frito comprado en la tienda (el mismo día)

Cuando el pollo frito prefabricado sale del horno de la tienda, inmediatamente empieza a absorber humedad y a empaparse.

Para cuando llegue a tu casa, ya no estará tan crujiente. Este es el mejor método para revivir el pollo frito comprado en la tienda en el mismo día:

  1. Precalienta el horno a 180°C (360°F).
  2. Coloca una rejilla de alambre sobre una bandeja de horno o una bandeja para asar.
  3. Coloca los trozos de pollo en una sola capa sobre la rejilla y mételos en el horno.
  4. Hornea a fuego fuerte durante unos 5-8 minutos, o hasta que la capa vuelva a estar crujiente.
  5. Si quieres mantener el pollo crujiente durante un par de horas después, baja el fuego a 100°C (200°F) y deja el pollo hasta que vayas a utilizarlo. Alternativamente, recalienta el pollo sólo cuando lo necesites.

Ventajas:

  • Un método muy rápido y fácil para recalentar el pollo frito comprado en la tienda.
  • Recalienta el pollo y lo hace más crujiente.

Contras:

  • Después de cierto tiempo, no se puede hacer nada para volver a crujir el pollo frito comprado en la tienda, sencillamente porque se ha conservado demasiado tiempo y se calienta y enfría demasiadas veces.
  • También puedes volver a freírlo en una freidora, pero esto sigue sin servir en algunos casos.

Cómo mantener crujiente el pollo frito sobrante

El pollo sobrante es cualquier pieza de pollo que se haya colocado en el frigorífico para que se enfríe completamente y luego se recaliente.

Esto es mucho más difícil de conseguir que vuelva a estar crujiente, ya que el recubrimiento ha absorbido mucha humedad durante este tiempo y se ha empapado.

Para nosotros, los siguientes métodos funcionan fantásticamente con restos de pollo caseros, pero no tanto con piezas congeladas o compradas en la tienda. ¡Sólo tienes que asegurarte de que lo has guardado bien antes!

Método 4: En el horno

He aquí cómo revivir tus sobras caseras, de la mejor manera:

  1. Precalienta tu horno a 200°C (400°F).
  2. Mientras se precalienta el horno, saca el pollo de la nevera. Déjalo reposar a temperatura ambiente durante unos 20-30 minutos.
  3. Coloca una rejilla de alambre sobre una bandeja de horno o una bandeja para asar.
  4. Coloca los trozos de pollo en una sola capa sobre la rejilla y mételos en el horno.
  5. Hornea a fuego fuerte durante unos 12-20 minutos, o hasta que el pollo esté bien calentado y la capa esté crujiente de nuevo.

Ventajas:

  • Es un método muy eficaz y, gracias a la rejilla de alambre, el aire seco puede circular por completo por la pieza, lo que da lugar a un producto uniformemente crujiente.
  • Es un método muy fácil que requiere sobre todo tiempo. En realidad no tienes que hacer mucho trabajo. Puedes colocarlo en el horno y dejarlo hasta que esté listo.

Contras:

  • Requiere muchos pasos adicionales y necesitas algo de tiempo para recalentar el pollo.
  • Nota: El pollo no puede ser recalentado de nuevo después de utilizar este método. El pollo nunca debe recalentarse dos veces.

Método 5: En una freidora

Si tienes una freidora, ésta es una forma estupenda de calentar -y dejar crujiente- tu pollo frito sobrante:

  1. Precalienta el aceite a 180°C (360°F).
  2. Mientras se calienta el aceite, saca el pollo de la nevera y déjalo reposar a temperatura ambiente durante unos 20-30 minutos.
  3. Una vez que el pollo haya reposado y el aceite esté caliente, añade el pollo a la freidora (en tandas de tamaño adecuado, preferiblemente pequeñas) y fríe durante unos 5-10 minutos, o hasta que el pollo vuelva a estar crujiente y se haya calentado del todo.

Ventajas:

  • Este es un método cómodo porque probablemente todavía tienes el aceite en el que freíste inicialmente el pollo. El aceite se puede reutilizar en la freidora o en la olla, por lo que hay que lavar menos platos y limpiar menos.
  • Es un método mucho más rápido que calentar el pollo en el horno.

Contras:

  • Este método requiere más atención, ya que hay que controlar la temperatura del aceite para evitar que el pollo se queme completamente antes de calentarse.
  • El pollo se oscurecerá al freírse en el aceite. Esto no es un gran problema, pero a algunas personas no les gusta el pollo demasiado oscuro.

Método 6: En una freidora de aire

Si tienes una freidora de aire, ésta es una forma fantástica de calentar el pollo frito. Freírlo en la freidora de aire hará que vuelva a estar bien crujiente.

Así es como se hace:

  1. Precalienta la freidora de aire a 200 °C (400 °F).
  2. Mientras se precalienta, saca el pollo de la nevera y déjalo reposar a temperatura ambiente durante unos 20-30 minutos.
  3. Coloca el pollo en una rejilla en una sola capa, e introdúcelo en la freidora de aire. Cocínalo durante unos 12-15 minutos, o hasta que se haya calentado por completo y la capa esté crujiente.

Esto crea trozos de pollo muy crujientes y sirve para cualquier tipo de pollo sobrante, ya sea casero, congelado o comprado en la tienda (aunque los tiempos de fritura pueden variar ligeramente).

Ventajas:

  • Las freidoras de aire tienen una excelente circulación de aire seco y combinan las mejores características de los métodos del horno y la freidora.
  • Es un método muy fácil y sin complicaciones.
  • Este método funciona para casi cualquier pollo frito.

Contras:

  • Requiere un equipo especializado.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo mantener crujiente el pollo frito puedes visitar la categoría Almacenar.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Solococinar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hetzner que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir